Cubillas confiesa que motivaba a los ‘potrillos’ con salsa

Salserísimo Perú conversó con el recordado crack de Alianza Lima a 29 años de la tragedia del Fokker.

El Nene Cubillas conversó con Salserísimo Perú durante el reciente foro de empresarios CADE, celebrado en Paracas. (Foto: andina.com.pe)

Han pasado ya 29 años de la fatídica noche que enlutó al fútbol peruano. Teófilo Cubillas, ex jugador de Alianza Lima, es una de las personas que vivió de cerca esos momentos de tristeza.

El Nene, como se le conoce de cariño, recuerda que aquella noche del 8 de diciembre estuvo de paso por Lima luego de participar en un torneo máster en Uruguay.

Ni bien aterrizó en el aeropuerto Jorge Chávez, Cubillas se enteró que los jugadores del equipo blanquiazul estaban por llegar en un vuelo chárter proveniente de Pucallpa, ciudad donde habían jugado y vencido por la mínima diferencia al Deportivo Pucallpa.

Se quedó esperando buen rato con las maletas en mano, sin embargo el avión nunca llegó, así que decidió ir a su casa.

“Recién al día siguiente al prender la televisión me enteré de la noticia. No te imaginas la tristeza, la rabia que sentí. Tenía todos los sentimientos encontrados”, cuenta el crack peruano a Salserísimo Perú.

Sin embargo, esa tristeza se disimula un poco cuando se mira la historia antes del accidente. El Nene, incluido en la lista de los 50 mejores jugadores del siglo XX por la La Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol, recuerda ciertos momentos que pasó junto a muchos de ellos.

Estos son los restos del Fokker que fueron rescatados del mar de Ventanilla. El accidente en el que murieron 43 personas ocurrió a las 20:05 p.m. (Foto: peru.com)

Una de esas cosas fueron las apuestas que hacían y que muchas veces surgían en su auto después de los entrenamientos en el estadio de Alianza Lima.

“Ellos eran amantes de la música salsa, a ellos les encantaba la salsa. Subían a mi carro, escuchaban un casete y me decían ‘tío regálamelo’. Yo les decía si haces gol el domingo, es tuyo. Hacían el gol e inmediatamente venían a pedirme su casete”, cuenta entre risas y nostalgia.

El Nene no recuerda cuántos casetes regaló y muy remotamente la imagen de Héctor Lavoe, Willie Colón y Rubén Blades en las carátulas que protegían las cintas. Lo que sí recuerda claramente era el cariño con que se los regalaba.

“Yo con gusto se los daba porque ellos ya tenían ganado ese casete antes que hicieran el gol por la estimación que les tenía. A todos estos chicos los quería como si fueran mis hermanos menores”, confiesa Cubillas, quien dice estar más vinculado con la música romántica de Paul Muriat, Ray Conniff y Chuck Anderson.

Otro de los momentos bonitos que pasó con ellos con ellos fue el día de su despedida del fútbol profesional. Todo el equipo titular estuvo presente en el segundo tiempo del encuentro que se jugó un 16 de abril de 1986.

Por ello, cada 8 de diciembre, hace 29 años, Teófilo Cubillas se pregunta por qué ese equipo de joven talento tuvo que morir. “Solo el todopoderoso sabe el por qué de la partida de estos chicos. Los tengo en mi corazón”, se responde así mismo.

Foto de portada: elcomercio.pe


¿Qué piensas de esta publicación?