Aníbal López… sigue dictando cátedra con sabor

Treinta años después de la salida a la venta del segundo LP del timbalero Aníbal López, logramos reunir a dos de sus cantantes. En la siguiente nota, Coco Auyón y Víctor Zanelli comparten sus anécdotas con Salserísimo Perú. 

Por: Martín Gómez

Aníbal López supervisaba al máximo la grabación en los estudios de Iempsa. El long play se llamaría ‘Ahora dictando cátedra con sabor’ y se trabajó a lo largo de varias semanas. Tenía en el frente de cantantes a Rentel Rodríguez, Víctor Zanelli, Coco Auyón y Beto Allison. El timbalero había publicado en 1985 ‘El Emperador del Timbal’ y ahora regresaba a las salas de grabaciones con esta nueva producción e incluiría un homenaje a Armando Barrunto, un cantante con destacada presencia en la escena salsera local y que falleciera tras un accidente de tránsito.

El LP, por la calidad de sus temas, fácilmente pudo convertirse en una placa de recuerdo masivo. Pero, como suele pasar, las radios no le prestaron la atención debida. Coco Auyón, treinta años después, remarca, con compresible fastidio, que esa injusticia en la difusión no es novedad. Sin embargo, le cambia el rostro cuando recuerda que también hace tres décadas el tema que le tocó cantar ‘No se lo digas a papá’, le trajo una especial anécdota en el recordado restaurante salsero Latin Brother’s. “Un día recibimos la visita de la mayoría de integrantes de la Sonora Matancera”. Coco ese día casi pierde el aliento. En la misma tarima se juntaron La Única de Aníbal López y la Sonora Matancera. ¿Qué tema interpretaron? ‘No se lo digas a papá’ que es un tema que varios años antes había sido grabado por la decana de las sonoras.

Víctor Zanelli, por su lado, nos habla de ‘La Casa Vieja’, de la autoría de Aníbal y Lizardo López. Y que tenía que ver con el recuerdo de la casa de su familia en Barrios Altos, aquel rincón al que Aníbal regresaba con frecuencia. “En la introducción podrás notar un parecido al ‘Artista famoso’, de Roberto Blades, pero luego la salsa toma su propio cuerpo”, nos dice el Puma de la Salsa, apelativo que se lo puso un día el periodista Fernán Salazar.

Ambos cantantes recuerdan como si fuera ayer la grabación del disco ‘Ahora… dictando cátedra con sabor’. (Foto: Antonio Alvarez F./Salserísimo Perú)

Zanelli era cantante de la orquesta desde el 8 de diciembre de 1985. Lo curioso es que meses antes de aquel debut, él apenas soñaba con esa oportunidad. Es que la agrupación tenía cuatro cantantes y no había espacio para otro más. Allí estaban Alfredo Lazo, Rentel Rodríguez, Raúl Popeye Villarán y Armando Barrunto. ¿Cómo hacerle sombra a esos monstruos del canto? Zanelli cuenta que un día el tumbador de La Única, Pascual Basilio, le dijo: para que tú cantes allí, uno de ellos tendría que morir. Y así pasó. “Qué cosas tiene la vida, brother. La partida de Barrunto fue muy dura para la orquesta…”. Aníbal se la pasó varias semanas buscando un cuarto cantante.

Pero el timbalero, perseverante al mil por ciento, sacó adelante al grupo y el LP en cuestión fue el mejor ejemplo. Un jovencito Víctor Zanelli ocupó el lugar de Armando Barrunto. Los temas incluidos en el lado ‘A’ del disco fueron: ‘Obertura a mi tierra’, que es un medley instrumental con clásicos de la música peruana. Luego ‘Tributo a un gran cantante’, que es el homenaje a Armando Barrunto, ‘Las peruanas’ y ‘No se lo digas a papá’. En tanto, en el lado ‘B’ se grabó ‘Dictando cátedra’, ‘La casa vieja’, ‘El triste’ y ‘Chico drogo’.

II

Cada uno de los músicos que participó en esta grabación tenía un nivel impresionante. Lucho Cueto en el piano, Macario Nicasio en el bongó y Máximo Pecho en el bajo. En la flauta estuvo Manuel Miranda y en el saxo, el costarricense Napoleón Murillo. Los trombones estuvieron a cargo de Humberto Landa, Beto Morales y Lucho Calixto. Y en las trompetas, Quinto Benitez, Tomás Oliva, César Loza y Antonio Alzamora.

Coco aprovecha para puntualizar algo: “Antes, mi hermano, los músicos se peleaban por tocar notas difíciles, era como un reto para ellos. Hoy ya no es así. La gran mayoría prefiere lo fácil. Por eso, el trabajo de Aníbal y de toda la orquesta era impecable, se lucía”.

Los dos cantantes coinciden en que hasta ahora no ha salido ninguna orquesta como La Única de Aníbal López. (Foto: Antonio Alvarez F./Salserísimo Perú)

Luego de la muerte de Aníbal, algunos músicos siguieron con la orquesta y otros se dispersaron. Víctor Zanelli no ha olvidado el último abrazo que le dio. “Me visitó a mi casa en San Martín de Porres. Era para coordinar un toque en un concierto en el que su orquesta acompañaría a Ismael Rivera Jr. Pero ese día noté que andaba mal de salud”.

III

Los años han pasado. Coco sigue recordando con emoción aquel encuentro de La Única y la Sonora Matancera en esa tarima del barrio de Lince. Las radios, expertas en revivir canciones de la década del 80’, parece que no han escarbado en el legado del timbalero nacional.

Mientras tanto, Coco Auyón y Víctor Zanelli atesoran anécdotas que son un caudal de vivencias. Como dato curioso, advertimos que el vinilo de ese disco señala como año de grabación 1986. Sin embargo, en la tapa del mismo LP figura 1987. ¿Error de imprenta? No, Víctor asegura que se grabó en 1986, pero que salió a la venta un año después.

En la contratapa del disco, se lucen las palabras elogiosas del maestro cubano Virgilio Martí, amigo de la familia López. “Me ha sorprendido gratamente que el ritmo y la melodía predominan en esta afiatada orquesta conformada por verdaderos artesanos del saoco y cuyas creaciones se acoplan a las motivaciones de la época. Tengo el gusto y el honor de llevarme a los Estados Unidos un arreglo con la firma del maestro Aníbal López, que considero ha de ser un palo cuando prontamente lo grabe allá”.

¿Por qué no grabó Alfredito Lazo? El cantante, al teléfono, nos dice que él tuvo que dejar la orquesta pues le salió un compromiso de trabajo con la Marina de Guerra. “Justo tuve que irme en un crucero”, menciona. Por eso las canciones que estaban asignadas para él, recayeron en la voz de Beto Allison, quien cumplió con las expectativas.

El otro cantante fue el cubano Rentel Rodríguez. “A él le tocó cantar ‘Las peruanas’. Y el día que fue al estudio el hombre llegaba de una amanecida evidente. Aníbal se molestó. ¿Cómo vas a grabar así? Todos nos quedamos en silencio. Pero Rentel dijo que lo haría en una sola toma. Así fue. Creo que si hubiera estado sano no le hubiera salido tan bien”, afirma sonriendo Coco.

Actualmente, Rentel vive en el exterior. Beto Allison reaparece muy de vez en cuando en la escena salsera. Coco es puntal en el colectivo solidario Músicos Unidos y canta en La Charanga Blues. El Puma de la Salsa, Zanelli, dirige su orquesta Cimarrón, ha grabado temas propios y espera, con optimismo, el apoyo de las radios. Nosotros, luego de la charla, nos quedamos en silencio oyendo el maravilloso solo de piano de Lucho Cueto en ‘No se lo digas a papá’. El maestro, por cierto, sigue en rehabilitación en Nueva York. Aníbal, finalmente, debe estar dando cátedra en el cielo. Y con sabor.

Ninguno descartó la posibilidad de que se vuelvan a juntar los ex integrantes de La Única… ¿Sucederá? El tiempo lo dirá. (Foto: Antonio Alvarez F./Salserísimo Perú)


¿Qué piensas de esta publicación?