Callao: diploma para quienes han dado tanto por la música

Salseros del Callao fueron reconocidos por su aporte a la música latina en la Provincia Constitucional. Algunos de los distinguidos fueron Oswaldo ‘Mita’ Barreto, Roger Honores Bardales y Juan Sagástegui.

El tresista Mita Barreto fue uno de los homenajeados de esa jornada. (Foto: Mía Barreto)

Llaman a Oswaldo Mita Barreto al escenario y no es para que toque el tres.  Es para darle un diploma en nombre del pueblo del Callao. Mita se acerca, recibe el micrófono y, emocionado, dice: muchas gracias. Es la sencillez en persona. Por allí alguien dice que él habla con el tres.

Todo esto ocurrió el último domingo 27 de agosto en el óvalo Casanave. La Municipalidad del Callao presentó a dos agrupaciones -Perú Band Orquesta y Segovia- e incluyó una ceremonia para otorgar un diploma para quienes, de algún modo, han contribuido a la difusión de la salsa en el Callao.

Roger Honores Bardales y Juan Sagástegui compartieron el mismo honor. Ambos tienen 78 años de edad y son chalacos de la primera generación de melómanos en la etapa pre-salsa. Don Roger ligado en su momento a la peña El Hawai y luego al Rinconcito Buenaventura tiene mucho por contar. En su paso lento están dormidos los mil quiebres de mambo que hizo en su juventud. Pero allí está, posando erguido para la foto y recibiendo el aplauso del respetable.

Don Juan, por su lado, tiene la fama de ser uno de los más importantes coleccionistas de vinilos en la actualidad. Fue marino mercante durante 33 años. Colaboró con muchos programas de la salsa de la época más sabrosa del movimiento. Amigo de Luis Rospigliosi, Carlos Loza, Víctor Bahamonde, Carlos Sócrates, solo por mencionar a algunos de su círculo inexpugnable de pioneros de la salsa en el Callao. Por eso, era importante el aplauso para don Juan.

Juan Sagástegui, Roger Honores Bardales y Nicolás Cóndor fueron distinguidos. (Foto: Hermandad Salsera)

A la lista de distinguidos se sumó Nicolás Cóndor, incansable comunicador residente en Estados Unidos. Muy emocionado, el popular ‘Nico’ agradeció al colectivo Hermandad Salsera por haber tomado la iniciativa de este reconocimiento público. También aprovechó para recordar al pionero de todo este movimiento en el Callao: don Luis Rospigliosi Carranza, dueño del mítico bar El Sabroso, quien este 30 de agosto cumple un año más de fallecido. “Allí empezó todo”, afirma Nico. Y El Sabroso cobra vida otra vez. ¿El Día de la Salsa en el Callao debe ser el 30 de agosto? Ojalá.

Otros personajes que fueron distinguidos el domingo fueron Willy Clavijo, el último bailarín de la calle; Daniel Martínez, por su labor de difusor; Juan Piratex, por su espacio ganado a nivel de grabación de conciertos salseros, entre otros.

Luego del acto no faltaron las fotos y los saludos. La orquesta trujillana Segovia y sus bronces bien afinados calentaron el ambiente. Fue un domingo distinto para estos personajes del Callao. En una esquina, Sixto Urrutia me cuenta que él bailó en ‘El Sabroso’ de Lucho Rospigliosi desde 1959, junto a Rulo, Payaso y Jari Lolandez. Sixto está de incógnito, acaba de llegar de Tacna, ciudad donde reside. Incluso, mete una mano a su bolsillo y saca unas monedas de esa época, centavos de Sol. Esas monedas se las ganaba bailando en ‘El Sabroso’. Es un domingo de recuerdos, de diplomas y el frío no ha mellado en el alma musical de los porteños. Muy cerca de la tarima, Oswaldo Mita Barreto ha enfundado su tres, ha aceptado tomarse fotos con todos y ahora se marcha con su fiesta por dentro. Tiene derecho.


¿Qué piensas de esta publicación?