[VIDEO] César Correa: entre la música clásica y la salsa de esquina

Es el pianista peruano que brilla en el continente europeo. Su historia oficial dirá que se cultivó en el Conservatorio de Friburgo, aunque él asegura que mucho de su talento se debe a los desayunos en su infancia con Lps de Eddie Palmieri y Richie Ray. 

César Correa estuvo de visita en nuestro país hace unas semanas para hacer promoción. (Foto: Antonio Álvarez / Salserísimo Perú)
César Correa visitó nuestro país hace unas semanas para promocionar su reciente disco. En esta postal, se luce junto a su orgulloso padre, don César Correa Vásquez. (Foto: Antonio Alvarez / Salserísimo Perú)

Por: Martín Gómez

César Correa cursaba el segundo ciclo de la universidad cuando la posibilidad de irse Suiza interrumpió sus clases de Derecho. Era el momento de mudarse de lo jurídico a lo musical. Su tía era la emisaria del destino. A él solo le tocaba acatar. Alistó sus cosas y junto a dos amigos viajó a Europa para pasar unas cortas vacaciones. Ya en Suiza, César descubrió que podía emprender el reto de solo dedicarse a la música. Pero antes debía buscar un empleo, aprender el idioma y, en paralelo, pisar con firmeza el Conservatorio de Friburgo. Además, debía convencer a sus padres que quedarse en Europa era una buena decisión. Tenía 18 años de edad. El nerviosismo cundía en Trujillo. En Suiza, en cambio, la esperanza se colaba en un pentagrama. César se quedó.

Estamos en el 2016 y el párrafo anterior es apenas una síntesis de ese inicio, allá por los 90. Hoy, César camina por las calles de Lima y, con eterno acento trujillano, nos cuenta su historia. Nos dice que llegar al lugar donde está le costó. Que incluso hizo limpieza pública. Pero había una meta. El objetivo era uno: graduarse y vivir de la música. Y el arte ha sido generoso con él. Le ha regalado anécdotas, lo ha transportado, lo ha salvado del desarraigo. Lo ha colocado en la autopista de las estrellas fulgurantes de la música latina. Alfredo de la Fe fue quizás uno de los primeros de la escena salsera que apostó por César. El hombre del violín andaba en Europa buscando a unos músicos para que lo acompañen en unas presentaciones. Correa en el piano fue el elegido.

Después llegaron los conciertos con la poderosa Nueva York Salsa All Stars. Nació Mercado Negro. Alfredo de la Fe, Celia Cruz y un inolvidable concierto en Montreux que ha quedado para la historia. Un día lo programaron para tocar antes de Eddie Palmieri en una sesión de latinjazz. César llegó puntual a la cita. Empezó a descargar. Al fondo, en una silla, el creador de La Perfecta lo escuchaba atento. César, a ratos, sintió algo de nervios. Pero luego se dejó  llevar por su talento. Al terminar su bloque, la leyenda de la música se le acercó y le preguntó quién era y de dónde venía. César, emocionado, le dijo que era su admirador, que lo había escuchado desde niño. Palmieri insistió: “quiero que me digas de dónde eres. Ya tengo a otro músico a quien odiar. Yo odio a los grandes…”, le diría en tono de broma. La amistad entre ambos se ha fortalecido con los años.

César, a sus 42 años, siente que ha dado pasos acertados en la música. Sabe que valió la pena pisar el Swiss Jazz School. Sí, porque así como estudió música clásica también estudió jazz. En el jazz se siente como pez en el agua. Además, tiene la libertad de cruzar a lo latino, de expresar su “norteñidad peruana” y darle vida hasta a un tondero

Le pregunto si desde Europa se siente el eco de Perú y las andanzas de los músicos locales. Dice que sí. Hoy Internet achica todo. Sabe que hay agrupaciones locales haciendo lo suyo. Y con supremo respeto, les dice: “Veo que se han cerrado en hacer cover’s. Eso es un error. Quizás eso te lleva a un nivel, pero luego de eso ya no puedes avanzar. Te estanca. La originalidad es la que te lleva por el mundo”, afirma.

¿Cuál es el público de Mercado Negro? César dice que en realidad su público es variado, pero le llama la atención cómo disfrutan los europeos, como se conectan con la banda, especialmente con las improvisaciones. “Es que en Mercado Negro cada músico tiene su espacio. Tratamos de hacer lo que se hacía en Fania. No solo el cantante es el importante, sino cada uno de sus integrantes. Al público europeo le gusta mucho el jazz”.

Actualmente, el músico se alista para soltar la tercera producción de Mercado Negro. “Debe salir entre enero o febrero”. Mientras tanto, también prepara un disco en solitario de jazz. Donde no faltará el aderezo latino ni los aires afroperuanos. Las composiciones son suyas.

César ya regresó a Suiza. Su visita fue para pasar varios días con la familia y los amigos. Ofreció una presentación con la correcta agrupación Segovia de Trujillo. También descargó en el Teatro “Alejandro Granda” del Callao y se llevó el reconocimiento de los salseros que lo esperaban con especial atención. Está pendiente su regreso con su orquesta completa, con Mercado Negro. Vamos a ver cómo funciona el criterio de los programadores de las radios en la FM peruana. De lo contrario, seguiremos viendo los triunfos de César Correa a distancia, vía la magia del Youtube o cada vez que alguna leyenda de Fania, como Alfredo de la Fe, nos recuerde que tenemos un gigante del piano en el propio patio y no nos damos cuenta.


¿Qué piensas de esta publicación?