El tumbao de Rafael Pareja en Alemania [VIDEO]

El bajista peruano Rafael Pareja nos cuenta detalles de su carrera musical en Alemania y comparte su satisfacción por la pegada de su tema ‘La rumba que traigo yo’.

El año pasado, Rafael Pareja estuvo en La Habana y grabó 'La rumba que traigo yo', en los estudios de Manolito Simonet.
El año pasado, Rafael Pareja estuvo en La Habana y grabó “La rumba que traigo yo” en los estudios de Manolito Simonet.

Por: Martín Gómez

Rafael ha crecido entre Mirones, San Martín de Porres y el Rímac. En su adolescencia buscaba siempre algo más a lo que proponían las radios comerciales. Escuchaba de todo. Por ello, no es novedad que gente de su entorno lo recuerde como un chico rockero. Sin embargo, la primera clarinada de alerta llegó cuando alguien llevó a su casa discos de la Sonora Ponceña. En adelante, la clave de la música latina se le abriría como una caja de pandora. Entre 1992 y 1993, cuando la tensión social se generalizaba en el Perú, autogolpe de Estado incluido, su familia le sugiere viajar a Alemania. En Europa podría establecerse y hacer una carrera, en lo que él quisiera. Y así se fue, lleno de ilusiones.

Hoy ha regresado al país con una especialización en arreglos y dirección musical. Tiene su orquesta de salsa en Munich a la que le llama Rafaelito y su Tumbao. Nos habla de su amistad con los músicos del recordado Rudy Fuesers, de la Conexión Latina, de interminables sesiones de descarga y latinjazz con los boricuas y venezolanos que ha conocido en Alemania. Rafael ha hecho de sus días en Munich un patio latino de aprendizaje permanente con el exquisito fondo musical de Paquito de Rivera y de Jesús Alemany´s.

Y le va bien, pero quiere más. El año pasado estuvo en La Habana y grabó “La rumba que traigo yo” en los estudios de Manolito Simonet. Es una pieza bien hecha. Él, desde el bajo ha escrito el tema, y el prestigioso artista habanero también ha dejado su inspiración. Las cosas ocurren por algo. “Conocí de casualidad a su socio en Alemania. Me dijo que cuando viaje a La Habana no dude en buscar a Manolito. Así lo hice. En La Habana sentí la amabilidad de Simonet y de sus músicos. Y allí está el tema, sonando fuerte en las redes”.

Pero esa no fue la primera vez que se le presentó la buena estrella. Hace algunos años, el mismo Eddie Palmieri estaba en Munich y justo tuvo dificultades con algunos de sus músicos por asuntos de visa. Ello permitió que Rafael termine descargando el bongó en el famoso tema “Muñeca”. Posteriormente, repitió la experiencia en el salón Zapata, de Stuttgart. No cualquiera toca con el Sol de la Música Latina.

Rafaelito ha evolucionado en lo musical. De su primera composición “Ritmo, saoco y sabor” grabada entre el 2005-2006 hasta “La rumba que traigo yo” se nota el cambio. Y seguramente ahora se marchará a Alemania con otro feeling en su vena creadora. Se ha reencontrado con la familia, los amigos y la gastronomía. Y eso también inspira.

Afirma que al llegar a Alemania se concentrará en su disco “Acelera”, que debería quedar listo para finales de año. Añade que su orquesta es identidad hecha música. Está conformada por gente de Ecuador, Cuba, Puerto Rico y Venezuela. Rafael se asume como un embajador del Perú en tierras lejanas. “En Munich la escena salsera es muy pequeña, pero nada es imposible cuando las cosas se hacen con pasión y naturalidad. Y yo le pongo mi propio sabor”, puntualiza.

¿Qué piensas de esta publicación?