[VIDEO] “Frankie Ruiz gusta a quienes siguen las modas”, dice Rigoberto Villalta

A esa conclusión llega Rigoberto Villalta, el melómano peruano que ha seguido la historia de muchas estrellas de la salsa. Además añade que Frankie pertenece a esa generación de cantantes donde la imagen importaba mucho.

En 1986, Frankie Ruiz batió record en ventas e incluso se le entregó un disco de oro. Era el cantante preferido, especialmente por las chicas. (Foto: Cortesía Víctor Martín Villacís)

Frankie Ruiz aprovechó al máximo la oportunidad que le dio el mercado. Fue quien lideró el movimiento de la balada en salsa y eso se vio reflejado en la excelente venta de discos y en sus exitosos conciertos que dio en Lima. Sin embargo, desde la vereda de los salseros más clásicos, no generaba tanta  atención. Tomemos en cuenta que ese mismo Año Nuevo, Lima recibió la visita de la legendaria Sonora Matancera y también del espectacular grupo Irakere.

Rigoberto Villalta, melómano y estudioso del movimiento salsero, analiza la propuesta de Frankie Ruiz como un concepto salsero de arreglos muy pobres, muy estándar. Esas características, sin embargo, lograban que fuera un producto ideal para las disqueras. “Yo pienso que la industria de la música está dirigido a ese gran público que, paradójicamente, no le gusta la música, que solo se mueve por modas. Allí Frankie encontró un nicho de mercado importante. Y a él le siguen otros artistas como Eddie Santiago, Willie Gonzales, Paquito Guzmán. Así, todos trataron de aprovechar ese momento de la balada en salsa”.

Fue en ese contexto que en Perú, luego de la euforia de Fania, empieza este boom de la salsa sensual. “Su lírica ya no era tan agresiva como la salsa tradicional. No era una propuesta machista. Era una propuesta basada en temas de baladas, con mucha pegada en las chicas. En ese espectro, la presencia de Frankie Ruiz fue determinante”.

Y él llega a Lima cuando estaba sonando en todos lados. “La salsa ya se propalaba en la Frecuencia Modulada. Incluso, en la televisión se pasaban videos de Frankie con su propia orquesta o de los trabajos que había hecho con Olivencia. Es decir, el ambiente era propicio. Eso permitió que tuviera conciertos exitosos en Perú. Sin embargo, pienso que eso, en parte, ocultó algunos problemas de Frankie. Tomemos en cuenta que era un tipo difícil, que era víctima de sus demonios internos. Y que, a la postre, lo llevaron a un fatal desenlace. Muere a los 40 años, muy joven.

Sobre su estadía en Lima, me enteré que hubo un momento incómodo en el hotel donde se hospedaba. “Hubo un consumo extra de alcohol y que el empresario debió solucionar (ver entrevista a Zayda Candela donde aclara este tema). Además, siempre tuvo problemas con manejo de ira. Todos sabemos que estuvo casi cuatro años de prisión debido a su carácter, agredió a un policía, y en Estados Unidos es un delito federal”.

A Rigoberto no le seduce el repertorio de Frankie Ruiz. Pese a ello, nos habló de lo bien trabajada que fue la salsa ‘Viajera’, que el cantante grabó con la orquesta de Tommy Olivencia. “Es una salsa tradicional, bien marcada, con un buen mambo de vientos”, concluye.


¿Qué piensas de esta publicación?