¿Cómo se informó en los medios de la Isla del Encanto?

Hace treinta años, la noticia de lo ocurrido con Ismael Rivera alborotó las salas de redacción de la prensa en Puerto Rico.

Distintos medios de comunicación se hicieron presentes tras la muerte del Sonero Mayor. (Cortesía de Noemí Herrera)

El luto por Ismael Rivera duró varios días en Puerto Rico. La prensa se hizo eco de aquel momento con sendas crónica en sus ediciones. Su trayectoria, los discos que grabó, los éxitos que impuso, su paso por la orquesta Panamericana de Lito Peña, la de Rafael Cortijo y luego la fundación de Los Cachimbos, fueron aspectos recurrentes en las notas que se publicaron.

También abundó información sobre el hecho trágico en sí. Que Ismael murió a las 5.33 de la tarde en su sala, con un ataque cardíaco. Que los familiares alarmados lo trasladaron a un centro médico, pero ya era demasiado tarde. Maelo había dado su último suspiro en una butaca, en la esquina de su sala. La autopsia, según el diario El Reportero, se llevó a cabo en el Instituto de Medicina Forense de Río Piedras.

El velatorio, prosigue la nota periodística de aquel entonces, se realizó en el Instituto de la Cultura Puertorriqueña por pedido de la familia.

Ivelisse Rivera junto a doña Margarita lloran en la tumba de Ismael Rivera. (Cortesía de Noemí Herrera)

Ramón Muñiz Hernández tituló su nota ‘Réquiem por el Sonero Mayor’, donde destacó que el título de Sonero Mayor se lo puso nada más y nada menos que Benny Moré, por su forma de improvisar y jugar con la clave.

Por su lado, el periodista Ramón Luis Brenes, que logró conversar con Maelo semanas antes de su muerte, publicó una nota amplia en la revista TeveGuía.

La entrevista se difundió en tres entregas. En la tercera de ellas, Brenes le pregunta a Maelo ¿quiénes eran tus grandes amigos? Y Maelo responde: “Muchos han sido músicos, como Cortijo. He tenido muy buenos amigos y no quisiera que se me quedara uno por mencionar”.

El periodista husmea por otro aspecto de su vida y le pregunta ¿cómo te describes? Ismael responde, “yo me describo como un hombre sincero, leal a mis amistades. Con el éxito no se me llenó la cabeza de humo. Me mantuve y me mantengo igual”.

En la parte final de la entrevista, Maelo se refiere a sus defectos y dice: “¿Quién no los tiene? Yo también los tengo. He sido débil para algunas cosas, como el momento que pasé “por la adicción, de lo que gracias a Dios me liberé”.

Noemí, como fanática de Maelo, conserva una gran cantidad de archivos y documentos de gran valor. (Cortesía de Noemí Herrera)

¿Qué piensas de esta publicación?