Noemí Herrera: “Siento que Maelo se despidió de mí”

En los años 80, nuestra entrevistada fue integrante del colectivo cultural Raza Latina. En esta efemérides por los 30 años de Ismael Rivera, ella comparte algunas de sus vivencias y anécdotas alrededor del gran Maelo.

Don Carlitos Loza visitó la casa de Ismael Rivera.
Allí encontró a doña Margarita, madre del Sonero Mayor, y a Ivelisse Rivera, su hermana. (Cortesía de Noemí Herrera)

Noemí no salía de su asombro cuando semanas después de la muerte de Ismael Rivera le ocurrió esto en Lima. Ella tomó un bus de servicio público, la línea 25, que cubría la ruta San Luis a La Punta, Callao. Se acomodó tranquila en la fila detrás del chofer. Al rato, subieron dos muchachos, estudiantes de la misma universidad a la que ella iba. Uno de ellos llevaba un cartapacio y se sentó muy cerca. Minutos después, sacó un diario y se puso a leer. El diario, recuerda Noemí, tenía páginas a colores y no le pareció una publicación local. De pronto, logra ver el titular de la nota que leía el muchacho y este decía: “Tributo a Ismael Rivera, el Sonero Mayor”.

¿Era un diario boricua? Sí. Había ocurrido una de esas historias que muchas veces nos parecen inexplicables. Noemí, intrigada, le preguntó al chico de dónde sacó el ejemplar. El chico le respondió que su tío era marino, que había llegado de Puerto Rico y que siempre le traía diarios de la isla. Noemí le pidió que se lo venda. El joven accedió. Noemí llegó emocionada a su casa. Y hoy, treinta años después, nos comparte esta anécdota. “Siento que Maelo se despidió de mí, de su fanática número uno en Perú”.

Noemí, como fanática de Maelo, conserva una gran cantidad de archivos y documentos de gran valor. (Cortesía de Noemí Herrera)

Es que Noemí considera a Rivera como el sonero más completo de todos los tiempos. “Él era el rey del fraseo, de la improvisación”. Lo recuerda en muchas canciones, pero asegura que ‘El Negro Bembón’ ocupa un lugar especial. “Yo aún estaba en el colegio, terminando la secundaria. Debe haber sido entre 1977 y 1978. Y Radiomar, que era la emisora que escuchábamos en casa, ponía cada una hora el hit de la semana. La canción era ‘El Negro Bembón’ y cuando la presentaban decían que era de ‘Juaneco y su Combo’. A mí me llamó la atención. Averigüé. Y no pues, era un tremendo error…” (risas).

El día que muere Maelo, Noemí estaba en su casa. Su madre le dio la noticia con el diario en la mano. No lo podía creer. Varias veces se repitió: por qué no se murió otro. Noemí lloró, su mamá también. Ismael no llegaría nunca al Perú, nunca a Lima. Lo más cerca que estuvo fue Guayaquil.

Luego ocurriría la anécdota del diario puertorriqueño que ya contamos. Luego Carlitos Loza viajaría a Puerto Rico y dejaría en la tumba de Maelo un recuerdo religioso que Noemí compró en la iglesia Las Nazarenas. A su regreso al Perú, Loza le obsequiaría unas fotos de esa visita a la familia Rivera, a la casa de doña Margarita. En dichas fotos también se distingue a Ivelisse, hermana del sonero y a Carlos Cano Estremera, quien fue anfitrión de ‘Caribe Soy’ en esa visita a la Isla del Encanto. Todo ocurrió en ese 1987 tan especial para Noemí y que ahora lo comparte con nosotros.

Ella aún tiene pendiente viajar a Puerto Rico. Dice que no va descansar hasta lograrlo. Mientras tanto, guarda con celo los recuerdos en fotografías, libros y videos. También atesora una carta que Celia Cruz le envió de puño y donde le menciona que ha podido separarle algunas publicaciones referidas a Ismael Rivera, entre ellas una última entrevista que le hicieron en la revista VEA. Pareciera que Maelo le envió muchos mensajes especiales a lo largo de su vida. Y ella, su fanática número uno, cree, firmemente, que un día lo verá. “De eso estoy segura”, finaliza.


One comment

  1. Conozco a la amiga Noemí excelente persona, le gusta y encanta la salsa, pero esa salsa que engatusa a los buenos oídos de los salseros; ella conoció a grandes personajes de la salsa y tiene mucha historia en su mente que muy bien podría plasmar en un libro para los seguidores de la salsa. A parte de ello, ella tiene el sentimiento de la salsa al igual de su papá. Felicitaciones estimada Noemí.

¿Qué piensas de esta publicación?