La salsa de luto: fallece el bajista Salvador Cuevas

Uno de los más grandes músicos de la mejor época de la salsa ha partido. Papo Lucca y Willie Colón lamentaron lo ocurrido.

Dicen que el bajo es el corazón de la orquesta. Salvador Cuevas, el gran bajista, fue el corazón de temas como ‘Plástico’ o ‘Juanito Alimaña’. De producciones memorables como las de ‘Maestra Vida’, de Rubén Blades. Colaborador infatigable de tantos trabajos para la disquera de Fania y de los años post Fania. Recordamos su vista a Lima junto a las Leyendas Latinas a mediados de los 90. Recordamos su memorable solo de bajo en el Muelle uno y en el Sipsy Blue, en impecable sincronización con Ray Barretto y Larry Harlow.

Y Sal Cuevas ahora no está. Papo Lucca ha dicho hace unas horas: “muy triste con la noticia que acabo de recibir. Se nos fue otro de los grandes. Mi gran amigo, Salvador Cuevas se ha ido a descansar con el Señor. Fuiste más que un amigo para mí. Fuiste un ser humano especial y maravilloso. Descansa en paz, maestro. Mi más sentido pésame a su familia, mi corazón está con ustedes. Ahora está en un lugar mejor, donde solo respirará paz”. Por su lado, Willie Colón ha posteado: “Acabo de recibir una mala noticia, Salvador Cuevas se nos fue”.

La mayoría de los músicos coinciden en  la actitud renovadora de Salvador Cuevas en la salsa. El conguero Sammy García ha destacado la humildad de Sal, su criterio para insertar el funkeo cuando era necesario. Él ha posteado: “Tuve el placer de conocerlo personalmente en el 1982. Yo tocaba con Héctor Casanova en Nueva York y él fue a cubrir ese fin de semana. Imagínate como yo me sentía tocando al lado del gran Sal Cuevas. Estuve todo el fin de semana pidiéndole que ‘funkeara’ en el bajo y él me decía “es que eso no va en el estilo de conjunto”. Bueno, en el último baile para que yo no lo fastidiara más, tocó su famoso funkeo.

Salvador Cuevas se ha marchado y deja nuevamente en silencio a los salseros, a los amantes del ritmo bravo. El encuentro de genios de la música en esa otra dimensión vuelve a alborotarse. Por estos lares, abunda la orfandad.


¿Qué piensas de esta publicación?