Héctor Maisonave: “No he visto a nadie que sobrepase el talento de Lavoe”

Este 30 de junio, Héctor Maisonave, uno de los mánagers más importantes de la salsa, celebrará 86 años de vida. Un día antes, el 29, Héctor Lavoe, su buen amigo y socio, cumplirá 23 años de fallecido. Salserísimo Perú buscó a este personaje para conocer un poco más de aquella amistad y recoger algunos recuerdos de tantas giras juntos.

Héctor Maisonave ha visitado el Perú en muchas oportunidades, momentos que recuerda con gran cariño. (Foto: Facebook/Héctor Maisonave)
Héctor Maisonave ha visitado el Perú en muchas oportunidades, momentos que recuerda con gran cariño. (Foto: Facebook/Héctor Maisonave)

Por: Antonio Alvarez Ferrando

A lo largo de su carrera, Héctor Maisonave ha catapultado a estrellas de la talla de Tito Rodríguez e Ismael Rivera, y se estima que ha organizado más de seis mil conciertos de salsa (sino han sido más). Aún así no se considera una leyenda. “Solo soy un trabajador que hace un servicio a los artistas, lo más profesional posible”, asegura como si se tratara de un sastre que prepara el traje para una noche de gala.

Lo cierto es que este ex combatiente de guerra sigue vigente e hilando fino como en sus mejores tiempos. Es más, en este preciso momento mientras usted lee estas líneas, ‘Maiso‘, como muchos lo llaman de cariño, está afinando todos los detalles en la agenda de Linda Bell Viera Caballero ‘La India’ y de Tito Nieves.

Pero encontrar a Héctor Maisonave fue casi similar a buscar una aguja en un pajar. Tuve que llamarlo por teléfono al menos 30 veces en distintas oportunidades, dejarle mensajes de Facebook y cruzar los dedos a que me responda. Necesitaba hablar con el hombre que manejó a Héctor Lavoe los últimos 13 años de carrera (y de su vida), después de ese derroche de talento magistral junto a Willie Colón. Llamé. Esperé y esperé… hasta que respondió.

¿Se considera una leyenda?

No me considero ninguna leyenda, leyenda es lo que pasó. Quizá me consideraría una leyenda viviente. Unos pasan en su negocio, otros pasan a mejor vida. Yo estoy vigente en el negocio, estoy vivo. Este es un trabajo que yo aprendí y los músicos me quieren y me respetan, eso hasta que Dios diga llegó el momento de que partas. Solo soy un trabajador que hago un servicio a los artistas lo más profesional posible.

¿A qué se dedica actualmente Héctor Maisonave?

Aún sigo trabajando como promotor, aún represento a varios artistas, entre ellos La India y Tito Nieves, pero en mi vida he trabajado con muchísimos artistas desde Tito Rodríguez, Ismael Rivera, Jerry Rivera, Ismael Miranda, Grupo Manía, La Lupe, Rey Ruiz. Una lista increíble.

¿Dónde radica actualmente?

Ya desde hace bastante años vivo en Nueva York. Nací en San Juan, Puerto Rico. Pasé mi niñez en un barrio que es muy parecido al Callao, que le llaman La Perla. Allí me crié. Rodeado de un grupo de gente que sobrepasa la pobreza, con buena o mala reputación, pero allí la pobreza es solo un título ya que no los limita para lograr el futuro que planean para ellos. Porque el deseo de ellos es más grande que la pobreza.

¿Cómo transcurrió su niñez?

Mi niñez fue fruto de muchos ingredientes, éramos cuatro hermanos que dependíamos de mi papá que era panadero, mi mamá lo ayudaba. Siempre bajo una disciplina increíble que yo heredé y apliqué años después en el trabajo y es por eso que todavía después de 63 o 64 años en el negocio me mantengo no tan solo actualmente sino el nivel de respeto de consideración y de admiración que me tienen es por lo que aprendí de mis padres.

¿En qué año usted deja Puerto Rico?

Con mi madre y mis hermanos nos mudamos a Nueva York en 1944, recuerdo que viajamos en un barco llamado “Tiger marine” (El Tigre marino). Mi padre se quedó en Puerto Rico y años después murió con una epidemia de tuberculosis que había en los años 40. Al tiempo murió mi madre. Ya luego cada uno de mis hermanos empezó a hacer su vida. Yo elegí la música, y con el favor de Dios todo me ha salido bien. Mis hermanos eligieron otras opciones.

¿Cómo es que decide apostar por la música?

En 1949 terminé el high school y en 1950 fue que explotó la guerra que Corea del Norte invadió a Sur Corea y me llamaron para servir a la nación. Ahí estuve 3 años y medio y luego, a mi retorno, me licencié, cogí los estudios y me convertí en un musicólogo para comprender la música. Fue en 1957 que abrí mi compañía Maisonave Management que está vigente todavía.

¿Ya lo tenía decidido?

Se puede decir que yo me inicio en la música por un 90% de necesidad y 10% de un reto. Como estaba en un programa del ejército, nos pagaban 157 dólares pero teníamos que estudiar. No quería perder ese dinero. En vez de ser carrera automotriz o refrigeración decidí estudiar música se podría decir que sucedió por impulso. Pasé por el salón y vi a algunos alumnos practicando, otros tomando clases y ahí me quedé. Luego de 4 años me gradué. Recuerdo que era un instituto de música y tecnología.

Además de realizar conciertos en discotecas, teatros y restaurantes, Héctor Maisonave fue uno de los pioneros en organizar conciertos en la calle. (Afcihes cortesía Facebook/Héctor Maisonave)
Se estima que Héctor Maisonave ha producido más de seis mil shows. Es considerado uno de los pioneros en organizar conciertos en la calle. (Afiches cortesía Facebook/Héctor Maisonave)

Usted es considerado uno de los pioneros en hacer conciertos en la calle. ¿Cuál fue el primero que organizó? 

El primer concierto que hice en la calle fue en el Bronx. Participaron Ismael Rivera, El Gran Combo y varios artistas más. Fue eso en los 60. Algo que me ayudó mucho en mi carrera fue trabajar con Tito Rodríguez. Él fue la hélice para que me transportara a otros artistas porque como era un hombre grande pues todo el mundo quería ser grande como él. Así fue que empezaron a solicitar mis servicios. Así empecé a desarrollarme gracias gran apoyo de parte de Tito hacia mi persona.

¿Cuál es el papel de un buen mánager?

Bueno, depende la química que tenga con el artista. Porque si no hay respeto mutuo el mánager no existe, recuerda que la última palabra la tiene el artista. Lo de mánager es solo un título simbólico que desvanece con el tiempo, pero si la amistad continúa, te conviertes en parte de la familia. El papel de un buen mánager es superar al artista en diferentes niveles, eres responsable de su futuro.

¿Existen los malos manejadores?

No existe eso, lo que existen son artistas malagradecidos. Muchas veces se dice que después de la gloria viene el olvido de la memoria. Eso pasa con muchos cantantes que cambian, se convierten en estrellas y siente que ya no necesitan manejador, entonces el mal comportamiento lamentablemente hace al mánager lucir mal, porque el público le cree al artista, no al mánager. Nunca tuve ese problema con nadie.

¿Qué opina de Ralph Cartagena?

Ralph es muy buen amigo mío, un luchador, buen mánager, buen visionario, con mucha disciplina, buen hombre de negocios y muy humilde. Mi admiración hacia él ha sido siempre dentro y fuera del negocio. No creo que hoy en día existe otro Ralph Cartagena. Es uno de los mejores de este negocio que existe hoy en día.

Héctor Maisonave manejó a Héctor Lavoe en su tiempo junto a Willie Colón y en su época de solista.
Héctor Maisonave manejó a Héctor Lavoe en su tiempo junto a Willie Colón y en su época de solista. (Fotos: Facebook/Ángel Meléndez/Andrés Gustavo Sánchez)

¿Cómo es que llega a manejar a Héctor Lavoe?

Yo conocía a Héctor de Puerto Rico. Luego, en Nueva York, se hace cantante de Willie Colón. Y yo manejaba a los dos. Cuando se separaron yo seguí trabajando con Héctor. La relación entre Willie y Héctor era de hermandad. Siempre tuvieron química, respeto y cariño mutuo entre ellos dos existió hasta lo último.

¿Cómo consideraba su relación con Héctor Lavoe?

Bueno, con Héctor era una hermandad, yo lo quería mucho, éramos de familias sentimentales y en medio de los dos había un respeto mutuo y una disciplina. Nunca en la vida tuve problemas con él, él tenía problemas personales pero nunca dejó de trabajar en la tarima, nunca dejó de cumplir con los contratos que hacíamos.

¿Cómo se da ese acercamiento para que llegue a manejarlo?

Bueno, yo representaba a varias discotecas que me llamaban para servicio musical y yo tenía a la mano los derechos de colocar a Héctor Lavoe, le daba trabajo y me hizo el acercamiento para que yo lo manejara porque no tenía nadie, ahí desarrollamos una amistad y así seguimos junto por más de diez años, hasta lo último. Empezamos cerca a los 80, bueno hasta un tiempo antes de que muera.

Usted que ha manejado la carrera de tantas luminarias de la salsa, ¿cómo considera el talento de Héctor Lavoe?

Yo veía en Héctor un talento supremo, hasta el día de hoy no he visto a nadie que pueda sobrepasarlo. No solo como artista vendiendo boletos, vendiendo discos, sino también como un ser humano. No hay ninguna clase de comparación, no importa quienes son los artistas que están vigentes hoy en día, hasta el día de hoy no ha habido alguien que pueda reemplazar a Héctor Lavoe. Él sigue hasta el día de hoy como el artista que más triunfó en todos los aspectos.

Las anécdotas deben ser incontables ¿Alguna que se le venga a la mente en este momento?

Recuerdo que un día caminábamos por Nueva York y vimos a un desamparado en una estación de buses que no tenía dónde dormir. La policía lo estaba botando y Héctor intervino. El policía le dijo: “aquí no puede estar, si deseas llévalo a tu casa”. Recogimos al desamparado y Héctor me llama a un costado y me dice: “no sé qué hacer con él y no lo puedo llevar a la casa porque Puchi me bota a mí y lo bota a él”.

¿Y qué hicieron?

Me pregunta cuánto dinero hay en la bolsa de los bailes de hoy y ayer. Yo guardaba la bolsa con el que también le pagaba a los músicos. Entonces Héctor me pidió el dinero y se lo dio al desamparado. El hombre miró el dinero y miró a Héctor y le devolvió el dinero. Entonces le preguntó su nombre y Héctor le dijo: Me llaman Héctor Lavoe. Estrechamos las manos y nos fuimos para casa. Una anécdota que quedó en mi mente para siempre.

¿Recuerda cuántas veces ha visitado el Perú?

Yo he estado muchas veces en Perú. Recuerdo mucho la visita que hicimos con Héctor Lavoe a la Feria del Hogar, batimos récord de asistencia superando las 100 mil personas. Puedo decirte que he ido más de diez veces con varios artistas a la Feria de La Molina, a la Selva, a la playa, a la Máquina del sabor de la avenida Venezuela. Recuerdo que nos hospedábamos en el Hotel Sheraton. Muchas veces, antes y después de Fujimori, cuando no había luz y luego ya se volvió una ciudad muy iluminada, bonita.

Se dice que a Héctor Lavoe sus amigos lo abandonaron en el peor momento de su vida ¿Coincide en eso?

No, no  es verdad, a Héctor Lavoe no lo abandonó nadie. Lo que pasa es que nadie quiere separar a Héctor Lavoe de Héctor Pérez. Lavoe era el artista, Pérez era el que estaba enfermo porque Lavoe hasta ahora continúa. Ahora mismo el disco que más se vende en Navidad es el Asalto Navideño y no hay ninguna radio en el mundo que no programe su música. Héctor Lavoe nunca murió, el que murió fue Héctor Pérez. El ser humano fue el que se murió pero Lavoe siempre ha seguido.

 


¿Qué piensas de esta publicación?