Guasábara: Los boricuas protegimos la música cubana del embargo [VIDEO]

En marzo de este año, el líder de Guasábara Combo estuvo de paso por Lima y conversó con Salserísimo Perú sobre su más reciente producción “Dónde están”. Aquí recordamos este momento.

Ya cotiza en la bolsa. La agrupación de José Lugo estuvo por Lima promocionando su nueva producción. (Foto: Salserísimo Perú)
Ya cotiza en la bolsa. La agrupación de José Lugo estuvo por Lima promocionando su nueva producción. (Foto: Salserísimo Perú)

Por: Martín Gómez

José Lugo, Luis Omar Sanabria y Pablito Padin caminan por el Centro Histórico de Lima. Guasábara Combo los ha reunido en el proyecto de salsa más vanguardista de los últimos tiempos. El Combo es pretencioso. Tiene aires de Big Band y solo son siete músicos. Lugo, el pianista y líder de la banda, camina sereno por el Jirón Miró Quesada y nos cuenta optimista que han visitado a algunos medios de comunicación en Perú. Precisamente, cuando nos encontramos, llegaban de radio Panamericana.

Lugo tiene una amplia trayectoria marcada en dos hitos biográficos: las orquestas de Willie Rosario y de Bobby Valentín. Y él, sencillo, nos contagia la fe que le ha puesto a su Guasábara. Confía en el increíble talento de cada uno de los músicos que lo acompañan. Luis Omar Sanabria, el joven cantante de plenas, lo escucha atento. Más atrás, Pablo Padin, el genial percusionista, observa con curiosidad la arquitectura de la Bolsa de Valores de Lima.

Ellos están en la esquina

“Dónde están / cuando uno necesita de veras”. Quienes hemos tenido la suerte de oír su último disco, quizá nos hemos quedado con ese coro en la cabeza. José Lugo nos cuenta que la pieza, como todas las de Guasábara, responde a una filosofía musical. “Sin perder el sonido tradicional, le estamos impregnando pinceladas de música contemporánea. Por ejemplo, nos nutrimos del jazz, de la música brasilera, incluso de la música afroperuana. Y para darle un balance, también hay una cuota de música comercial. El pianista no se ruboriza en lo absoluto cuando admite esto último. Y no tendría por qué hacerlo.

Respecto a Cuba, también es contundente. Es que cuando conversábamos, el presidente Obama estaba por llegar a La Habana. Es natural que soplen nuevos vientos y que Puerto Rico y Cuba, desde la música, también asuman el impacto. El pianista ensaya su propia reflexión: “Yo visito Cuba desde mediados de los años 90 y he ido a trabajar con mis hermanos cubanos. Tengo muchos amigos allá. Se les quiere y se les respeta, máxime sabiendo que la música que nosotros hacemos y que se conoce como salsa, viene del son cubano, del guaguancó, de la guaracha. Los puertorriqueños la protegimos del embargo”.

El pianista afirma que tanto sus compatriotas en Puerto Rico como quienes viven en Nueva York y también los mismos cubanos residentes en Estados Unidos han cuidado el legado de Cuba a lo largo de todos estos años. Por eso, sienten el son también como suyo. Y puntualiza: “Me refiero al embargo, porque la música cubana de la década del 60 y 70 no salía. Era difícil acceder a la discografía. Y si tú te fijas, ellos progresaron hacia la timba. Mientras tanto, nosotros seguimos cultivando la salsa, añadiéndole pinceladas muy nuestras, claro”.

Juventud salsera

El reciente disco de Guasábara tiene todos los ingredientes para conectar con la juventud limeña. “Dónde están”, de la inspiración del percusionista Pablo Padin, es una salsa motivadora. Es la auténtica amistad puesta en el banquillo, es la revisión del afecto en punto de rumba. Padin nos cuenta que la fue escribiendo de a poco y que, como toda obra, es una bendición de Dios el producto final. El músico aprovecha para contarnos que la salsa goza de buena salud en Puerto Rico, que hay muchos grupos nuevos, conformados, en especial, por jóvenes. “Hay mucho talento. La salsa va seguir”, nos dice.

Por su lado, Luis Omar Sanabria, quien señala no ser pariente de la inmensa trovadora boricua Victoria Sanabria, señala que está feliz en Guasábara Combo. “Creo que esta banda será tan importante como lo es el Gran Combo o Los Van Van de Cuba. Tengo todas las ganas de hacer esta rica música por treinta o cuarenta años”. A propósito, usted estaba en la nómina para ser el reemplazo de Charlie Aponte, le comentamos. El cantante sonríe y nos narra la anécdota: “Fíjate que cuando sale Charlie todo el mundo se volvió loco. Los cantantes esperaban la llamada de don Rafael Ithier. Y yo saliendo de una actividad, de un concierto de plena, recibo una llamada. ¡Y escucho la voz de don Rafa! Hasta hoy se me eriza la piel. No lo podía creer. Me agarré la cabeza y los muchachos me miraban. Incluso, puse el speaker. La voz me dice: ¿Estás interesado en una audición para el Gran Combo?…Y, luego, a los segundos, me dice que era una broma. Casi me muero”. Luis Omar recuerda esta anécdota con cariño. En su sonrisa franca reposa la juventud de una nueva voz para la salsa. El mismo Rafael Ithier se enteró de aquello y se solidarizó con el cantante.

Más allá de la anécdota, Luis Omar ahora está concentrado con Guasábara Combo. El sueño de visitar Perú con la orquesta completa está latente. Él comparte honores con Josema Lugo en la delantera de soneros. La banda es exquisita, suena impecable. Pero no podemos evitar de hacernos estas preguntas: ¿Se animarán los programadores de las emisoras locales a colocar alguno de los temas de Guasábara? ¿La Kalle? ¿Radiomar? ¿Panamericana? ¿Cuál de ellas estará dispuesta a compartir con sus oyentes salsa de calidad?


¿Qué piensas de esta publicación?