Manuel Ramírez: tresero chalaco destaca con su producción ‘Esa va’

El experimentado músico peruano, radicado en Chile, nos trae su disco ‘Esa va’. En la siguiente nota, comparte la nostalgia por su querido puerto del Callao y resalta su respeto por los maestros que lo guiaron en su carrera.

Por: Martín Gómez

Alfredito Linares, el bravo del piano, ha dicho de Manuel Ramírez que se trata de un “tremendo músico, excelente instrumentista y arreglista…”. Probablemente, don Carlos Hayre hubiera opinado lo mismo. Pero ya no está con nosotros. Es que Manuel Ramírez ha construido su carrera en base a su talento, pero también de la mano de los grandes maestros.

La cuadra 11 del jirón Bolognesi en La Perla, en el Callao, lo vio crecer a ritmo de rumba y golazos. Recuerda mucho la esquina de la calle Atahualpa, donde escuchaba salsa todos los días. Su juego de fulbito pistero tenía como fondo la música brava. Privilegio el de Manuelito.

Hoy, lejos de la patria, en Chile, Manuel escarba en sus recuerdos. Nos habla del tiempo en que trabajaba para el Combo de Loza, el Hit Parade Latino. También con su hermano Toto y sus Patrullas. Claro, el mismo Toto África que fue parte de los programas cómicos Estrafalario y luego de Risas y Salsa. Es que en su familia abundaba el arte, en especial la música. Evoca a su hermano Johnny, a sus padres. Y el recuerdo se queda en un acorde de guitarra. Menciona una y otra vez a Carlitos Hayre, el genial músico e imprescindible arreglista. “Fue mi maestro. Me la pasaba en su casa aprendiendo. Él, además de guitarrista, era tresero. Yo lo considero el papá de los treseros en el Perú”, dice Manuel.

Justamente con una recomendación de Hayre, Manuel llegó a Bogotá, Colombia. Allá empezó desde abajo y al poco tiempo ya integraba la orquesta de Washington y sus Latinos, una agrupación colombiana que marcaba la pauta a mediados de los 80 en la tierra del café. Al poco tiempo formó lo suyo y grabó dos Lps. Su grupo se llamó ‘Yambequé’. Dio un palo con eso. Merced a ello, en 1986, fue invitado a participar en “Fiestas de Salsa” en Alemania. Allí también participaron Celia Cruz, Tito Puente y Eddie Palmieri. “Fue una experiencia muy fructífera dentro de mi carrera. Eso me hizo regresar del todo a ese país europeo, donde estuve ocho años con mi orquesta. Dentro de los lindos recuerdos, tuve la suerte de estar en una producción con la agrupación “Sol Naciente” del percusionista Bruning von Altens, al lado del gran Louie Ramirez. También compartí en tarima con uno de los mejores paileros del mundo, Nicky Marrero, quien vivió dos años en Alemania y es mi amigo personal”. Son ochos años de intensas anécdotas y amistades multiplicadas con sabor y sazón. El recordado Rudy Fuesers, director de la Conexión Latina, daría fe de ello. Pero el tiempo vuela y no da tregua. Y Manuel terminó regresando a Sudamérica, previo paso por Nueva York.

Llegó a Chile a inicios de la década del 90 y empezó a plantar bandera. Su amplitud musical siempre jugó a su favor. Nos recalca que es abierto a la experimentación, aunque no deja la salsa por nada. También aprovecha para decirnos que está cansado de la salsa sensual. Que él desde donde le toca está luchando por mantener el estilo más bravo de la música latina. Y eso lo comprobamos cuando oímos su disco “Esa va”. Allí la historia de ‘El cesante’, aflora como una historia urbana que puede ocurrir en cualquier ciudad de Latinoamérica. También destaca “La pesadilla”, una salsa gorda y bien afincada que conecta con los sentimientos del drama amoroso. Manuel compone, él mismo hace los arreglos y así da batalla con esta nueva producción.

Desde un rincón de Santiago de Chile, el tresista y también cantante espera con cautela la oportunidad de cantarle en vivo a su Callao. Su biografía es extensa y apenas hemos dado unas pinceladas de lo mucho que se podría hablar de él. Nos pide que no olvidemos de poner que fue discípulo de Carlos Hayre y que, además de la salsa, también ha grabado hace poco un homenaje a Chabuca Granda. Sí, porque él transita por la salsa y el vals. Y en ambos deja su sentimiento, su inspiración y también un aire de nostalgia.

Manuel todavía no tiene fecha de regreso al Perú. Él se entera, desde la web, de lo que ocurre en su patria. Tiene bastante trabajo en Chile, donde ha sido pionero en la difusión de la salsa. Por ahora, sigue trabajando duro. Sus canciones ya están sonando en las radios virtuales. ¿Se animarán en Perú a programar sus temas en la Frecuencia Modulada? El artista no ha perdido la fe.

 

Vaya,,, tremenda foto en mis inicios con el “Combo de Loza” la mejor banda de salsa en Perú….. y como sonaba!!!… el…

Posted by Manuel Ramirez on lunes, 13 de octubre de 2014


¿Qué piensas de esta publicación?