Marc Anthony a media voz [Crónica]

El último sábado-domingo la megaestrella latina hizo bailar y cantar a su público en el Jockey Plaza, en Lima. Salserísimo Perú vio así su actuación.

Por: Daniel Alvarez F.

Faltaban pocos minutos para que el concierto de sábado se convierta en jolgorio de domingo. El escenario del Jockey Club se iluminó anunciando el inicio del show de Marc Anthony. Ese dizque salsero que camina entre el límite de géneros como el reguetón y el pop, que gusta en su mayoría al público femenino, y que factura por millones como -es posible- ningún cantante de salsa en la historia.

Minutos antes, los asistentes ya habían empezado a silbar para que apresuren el ingreso del intérprete de ‘El último beso’. Habían pasado casi 40 minutos desde que Bareto se había retirado del escenario dejando a todos con ganas de seguir saltando y bailando. No vendieron cerveza en toda la noche ni colocaron música en los intermedios. Lo único que quedaba era que las miles de personas se miraran las caras y, por ende, les gane la impaciencia. Antes, desde las 8 de la noche, ya habían pasado por tarima La Picante, el Septeto Acarey, N’ Samble, los Hermanos Yaipén y Josimar Fidel.

Tras una breve introducción arranca el show. ‘Valió la pena’, como en casi todos sus conciertos desde hace un buen tiempo, fue el tema que abrió los fuegos. Zapatos negros, pantalón negro, polo blanco, un sobretodo negro pegado, un rosario blanco y gafas oscuras es todo lo que trae puesto. Mira a su orquesta, se ríe y hace señales de que hace frío. Ese mismo frío es el que, casi una hora y media después, concluya su show con cuatro chalinas; entre ellas, una que dice ‘Todos somos Perú’.

Lo que sigue a la mencionada canción es un repaso a sus primeros álbumes. Los temas son ‘Y hubo alguien’ -de su primer trabajo ganador de un Latin Grammy (‘Contra la corriente’ de 1997)- y ‘Hasta ayer -del primer disco que trabajó con su productor, Sergio George, en 1994 (publicado en 1995)-. Por un momento sus fanáticos se sienten en el concierto que Marc dio en el Madison Square Garden, en el 2000, que fue transmitido por HBO. Yo -al lado de Lucía, Sandra y su familia- compruebo que los años no pasan en vano. Parece que esos tonos altos de Marc han quedado en el pasado.

‘Flor pálida’ es la canción que sigue del setlist. Los enamorados se abrazan y cantan. Lucía continúa intentado captar la foto de portada de este texto. A mi lado izquierdo, a unos metros de la tarima, abundan los detalles. A Marc le alcanzan una bandera de Perú, que él besa en señal de respeto.

En eso suena ‘Contra corriente’. Ahora el protagonista de la noche luce -o desluce- afectado. No se sabe si es por el frío o los años, que por momentos se le va la voz. Los primeros planos que le hacen del rostro, y que se ven en las pantallas gigantes, no lo favorecen. Un solo de guitarra le sirve de respiro. Fueron casi 5 minutos que dejan descansar a Anthony y le ayudan a recuperarse. Enseguida viene un medley de los temas ‘Abrázame muy fuerte’ de Juan Gabriel, ‘Ahora quién’ y la de José Luis Perales, ‘Y cómo es el’.

Hasta aquí ya pasamos la mitad del show y toca escuchar ‘Volando entre tus brazos’: «Que tengo tanto miedo de perderte, de estar a tu lado y no merecerte…». La noche se ha vuelto emotiva. Marc camina al borde del escenario, se arrodilla, besa en la mejilla a una persona mayor de edad, y a esta le canta ‘Qué precio tiene el cielo’. Ella le habla -se nota por los gestos del cantante- y le obsequia un rosario. Uno más para el muchacho criado en el Harlem.

Había que romper el momento feeling. ‘Te conozco bien’ fue el tema elegido. Otro grito ensordecedor. Con la voz ronca, Anthony continúa el show y va anunciando su despedida del escenario. Faltaba la canción de cierre, y da el pase a ‘Parecen viernes’; tema coproducido con Maluma, que forma parte de su último álbum ‘Opus’, lanzado en mayo de este año.

Ya muchas personas se iban retirando. Nosotros nos quedamos. Luego de varios minutos con la tarima a oscuras -exactamente a la 1.10 a.m.- Marc reaparece con ‘Tu amor me hace bien’. A mi lado, don César graba a su esposa Rebeca que celebra su cumpleaños. Disfruta su regalo musical cantando. Historia que es apenas una de miles en el Jockey. Celulares encendidos. A Lucía y a mí se nos acabó la batería. Sandra apoya con los apuntes. Apuntes sin los que habría sido imposible escribir estas últimas líneas.

‘Vivir mi vida’, como era previsto, era la canción con la que realmente Marc Anthony terminaría su show. «A vivir, Venezuela. Mi gente, estamos contigo», dijo el cantante luego que alguien le lanzara la bandera hermana. Con el rostro cubierto por la chalina de ‘Todos somos Perú’, el cantante se despidió e hizo la promesa de regresar mientras Dios lo permita. Y nosotros decimos: por su puesto, pero ojalá cuide más su voz.

PD: La orquesta dejó de tocar a la 1 y 23 de la madrugada. ‘Hasta ayer’, a toque de flauta, sonó reiteradas veces en el túnel de salida del recinto. La gente, a paso de peregrinación, coreó. Y hasta aplaudió.

Setlist:

‘Valió la pena’

‘Y hubo alguien’

‘Hasta ayer’

‘Flor pálida’

‘Contra la corriente’

Medley: ‘Abrázame muy fuerte’, ‘Ahora quién’ y ‘Y cómo es él’

‘Volando entre tus brazos’

‘Qué precio tiene el cielo’

‘Te conozco bien’

‘Parecen viernes’

‘Tu amor me hace bien’

‘Vivir mi vida’

¿Qué piensas de esta publicación?