Marlow Rosado: Si no hay gente como yo, quién hará salsa dura… ¿Marc Anthony?

El pianista puertorriqueño dice que los referentes del movimiento salsero tienen la obligación de apoyar a las nuevas generaciones.

Marlow Rosado es uno de los salseros que tiene por norte difundir la salsa dura. (Foto: Facebook/MarlowRosado)
Marlow Rosado es uno de los salseros que tiene por norte difundir la salsa dura. (Foto: Facebook/MarlowRosado)

Por: Daniel Alvarez

Criado entre Cataño (Puerto Rico) y Miami (Estados Unidos), Marlow Rosado es el típico músico de ascendencia latina que creció rodeado de salsa. A los 9 años recibió como regalo de Navidad un órgano electrónico y, desde ese momento, “el universo alineó” lo que ya tenía preparado para él. Hoy, en el 2016, el pianista de 47 años lleva dos gramófonos en el bolsillo y cuatro álbumes en su vitrina.

Precisamente, el último de su colección, es el primer volumen de una producción trabajada junto al Judío Maravilloso, Larry Harlow, titulada ‘Harlow Marlow’. Un trabajo cuyo estilo peculiar en su mayoría de arreglos tiene olor a los años setentas y ochentas.

A continuación, la serie de preguntas hechas a Rosado, donde se tocan diversos temas entre los que está su último disco, su crecimiento alrededor de la salsa, la salsa en el futuro y hasta su amistad con Tony Succar.

¿Cómo nació la idea de sacar un disco junto al Judío Maravilloso?

Yo llevo muchos años trabajando con Larry. Un día estábamos en un vacilón y se nos ocurrió esa idea… “Harlow Marlow… debemos hacer un disco y ponerle ese mismo título”, dijimos. No era broma, era real: “sí se puede hacer”, dijimos. De allí empecé a escribir las canciones, a hacer los arreglos. Él viajaba de Nueva York a Miami para grabar el piano y se iba. Yo hacía lo mío para sacar el disco, y ya está listo. Este es un disco de otro concepto. Es como que una línea entre salsa y latin jazz con unos arreglos bien interesantes. ‘Harlow Marlow’ ‘Ebo’ y ‘Gitana’ son temas que normalmente no haríamos Larry, ni yo.

Este es el primer volumen. ¿Cuántos serían y en qué fechas saldrían?

Inicialmente pensamos hacer uno solo, pero cuando íbamos por seis temas grabados, yo le dije a Larry que no quería esperar más tiempo para sacar el disco, y que mejor sería sacar el primer volumen con ocho canciones y con ocho temas más, haríamos un segundo volumen; esto, para que por lo menos ya tiremos al mercado el primer álbum y entonces, a finales de año, si todo va como estamos esperando, lancemos el segundo, y que terminen siendo 16 temas por todo. Lo bonito de esta serie es que estamos hablando de una leyenda que no grababa hace más de 10 años y lo estamos sacando en vinilo de colores. Es decir, es una cosa especial y de colección.

¿Crees que con este álbum, Larry te esté dando la posta para la nueva generación?

Eso es lo que dice el título: “Passing the torch”, ¿verdad?. Mira, yo creo que es un símbolo. Yo creo que a Larry le queda todavía, pero es un símbolo de un pianista a otro, que tienen una diferencia de más de 30 años. Si otros músicos como Larry hicieran lo mismo que él hizo conmigo, con otras personas como yo, estuvieran pasando la tradición de la salsa. Si el Gran Combo hiciera un disco con una orquesta joven; si Andy Montañez hiciera un disco con otro cantante joven –como que los estuvieran apadrinando-, yo creo que el entusiasmo sería muy fuerte y creo que los muchachos le pondrían más atención, porque ya no están escuchando a Andy, están viendo a Andy diciendo que está apoyando a un chamaco para que lo apoyen a él. Entonces, yo creo que lo que Larry hizo fue muy importante. Es como una estampa de aprobación. Larry no habría hecho esto conmigo si no pensara que yo puedo cargar esto en la espalda.

Portada del disco 'Harlow Marlow'. (Foto: Facebook/MarlowRosado)
Portada del disco ‘Harlow Marlow’, que ya está disponible en las tiendas digitales, Ebay y Amazon. (Foto: Facebook/MarlowRosado)

¿Hoy es difícil dedicarse a la música, especialmente, tratándose de salsa?

Los músicos hoy tienen que saber escribir, producir, masterizar, mezclar, tomarse fotos, manejar la social media y trabajar su propia compañía; es decir, hacerlo todo. Yo soy músico y pianista; si otro pianista quiere hacerse conocido, deberá competir conmigo y tendrá que hacer las cosas mejor que yo, sino, nunca sonará. Ya no es suficiente que el músico toque solo su timbal, guitarra o trompeta; a menos que esté feliz con solo tocar los fines de semana en un club. Pero si quiere progresar y hacerse un nombre en la música, créeme, al menos debe tener un estudio de grabación en su casa.

¿Por qué apuntas a la salsa no comercial? ¿Cómo nació tu afinidad por los sonidos duros en la música afrolatina?

Yo vengo de una familia muy salsera. Cuando tenía 9 ó 10 años, yo iba a los conciertos de la Fania. Héctor Lavoe ensayaba en un garaje dentro de mi casa cuando daba conciertos en Miami. Desde chiquito estuve bien metido en ese ambiente; sin embargo, nadie en mi familia es músico y fue de una manera muy extraña cómo me metí en esto. Cuando yo tenía como 9 años, en una Navidad, mi mamá me regaló un órgano electrónico cuando yo le había pedido un camión. Hasta hoy no tenemos claro cómo sucedió, pero creo que fue una intervención divina.

¿Cómo ves la salsa de aquí a 30 años cuando la mayoría de sus referentes ya no estén?

Yo creo que sin mencionar a Eddie Palmieri, Willie Rosario, Bobby Valentín y otros salseros que son los padres de esto; hay muchas personas intentando este estilo, pero es un poco difícil y yo creo que he tenido la suerte de ganarme un Grammy; entonces, eso me ha dado a mí una gran voz para defender la salsa dura, hoy. Yo sé que todavía los maestros de esta música están trabajando, pero si no hay músicos como yo, estos artistas que tienen ya de 75 años para arriba, se van a llevar esa música con ellos, porque quién la va a seguir… ¿Marc Anthony? Él no hace salsa así; entonces, tienen que haber personas como yo para que esto siga. Y si ya yo he hecho tanto ruido que hasta Grammy americano me gané, entonces creo que es mucho orgullo para este género que yo exista, porque o sino, qué hacemos… ¿o nos quedamos con la salsa monga?

¿Crees que se deba reinventar la salsa para que llegue a más jóvenes?

A mí me encantaría que la juventud apoye el movimiento salsero, pero no con eso quisiera que dañemos el género, mezclándolo con tanta cosa loca. Queremos que a la juventud le guste la salsa por ser salsa, y no porque le tengamos que meter reguetón para que ellos la oigan. Si le metemos reguetón, ya no es salsa. Y es por eso que respeto a artistas como Marc Anthony o Víctor Manuelle, que son salseros, están haciendo salsa y así están atrayendo gente nueva. Aunque no sea salsa dura, pero que sea salsa. Y eso es lo que tiene que haber: muchos cantantes de salsa haciendo cosas interesantes dentro de la salsa, pero que sea salsa.

¿Cuál crees que sea la fórmula para que esta música se mantenga con el paso de los años?

Los que inventaron esto -no quiero que se malinterprete- tienen una obligación: si es que realmente aman la salsa y quieren ayudar a que los jóvenes nos sigan, tienen que apoyar a la nueva generación de salseros como lo acaba de hacer Larry conmigo. Esto significa, por ejemplo, que cuando El Gran Combo vaya para Perú, ellos pregunten cuál es la agrupación peruana que está sonando para que abran su show y así, cuando EGC regrese a Puerto Rico, esa agrupación que abrió el concierto, esté en los ojos del público peruano.

¿Has tenido la oportunidad de escuchar la música del peruano Tony Succar? ¿Qué piensas de su estilo?

Tony y yo somos diferentes en la música que hacemos, pero somos iguales. Estamos defendiendo algo contra la marea. Tony se ha embarcado en un proyecto inmenso y lleva muchos, muchos años defendiendo ese concepto que él está haciendo, y yo sé, personalmente, que se ha gastado lo que no ha tenido por darle alas a su proyecto (‘Unity’). Le deseo todo lo mejor. Te digo que la influencia de Perú en mi vida es muy grande. Yo estoy loco por ir a treparme en una tarima en tu país para tocar. Yo tengo mucha música, y le pido a la comunidad peruana que sigan apoyando este género; por cierto, son de los que más apoyan a la salsa, especialmente la salsa dura.

¿Qué es lo que busca Marlow Rosado en la vida?

Yo quiero lo que todo el mundo en la industria quiere: que mi música pegue y poder viajar el mundo repartiendo salsa. Dentro de esa meta hay cosas que se esconden como proteger el género. Me encantaría dar clases de música; antes yo las daba pero ahora que me dedico a esto, ya no me queda el tiempo. Yo quisiera que mi nombre se siga regando y que la gente me siga escuchando. Que yo pueda ganarme la vida haciendo esto. Y que al final de mi carrera, yo pueda decir que estoy dejando algo. No tengo la fama de Gilberto Santa Rosa o de Marc Anthony, pero dentro de lo que sí hago, creo que he tocado a muchas personas de manera positiva y eso es importante.


¿Qué piensas de esta publicación?