La sorpresa femenina en los trombones de la orquesta Narváez

En la reciente edición del festival Las Leyendas Vivas de la Salsa, Dewell Narváez preparó una sorpresa: convocó a dos damas para que lo acompañen en los vientos. Aquí la historia.

Por: Martín Gómez V.

Cuando en la tarima de La Macarena, el maestro Dewell Narváez dijo “Laila Diaz… de Medellín”, un sueño se cumplía. La colombiana era presentada por su maestro, por el bravo del trombón, en el instrumento que ahora ella toca. No era la niña de siete años de edad que se la pasaba tarareando ‘Sabiduría’ en su barrio de Robledo. Ahora era la invitada especial de Dewell. Nada menos.

Los temas elegidos fueron ‘Al despertar’ y ‘Vamo a gozar’. Ella, junto a la francesa Isabel Roch, se encargaron de demostrar que el trombón no es exclusividad de los varones. Y, como las bravas, arremetieron. Le pregunto a Laila cuál es la particularidad de un solo de trombón. Ella afirma que, en su caso, un solo implica entrar en la atmósfera del tema. “Esta me habita y me pasa por el cuerpo como si pudiera danzarla. Pienso en un estilo neoyorquino, brillante y fraseos que combinen los diferentes efectos sonoros que caracterizan a mi instrumento”.

Ha pasado una semana desde aquel mágico encuentro y Laila aún luce emocionada. “Esta oportunidad surge cuando el maestro Dewell Narváez me escribe contándome que desea realizar un homenaje a la mujer en la salsa. Que es importante para él destacar la representación de la mujer en el género y que mejor que hacerlo con una trombonista, que además es de Medellín. A mí me sorprendió. Acepté. Y desde ese momento empezamos a preparar lo que disfrutaron en La Macarena”.

Con Isabel Roch, la francesa del trombón radicada en Venezuela, la química fue inmediata. ‘La Roca’, como le llaman a la parisina, tiene en su curriculum colaboraciones al lado de Andy Montañez, Gabino Pampini, Orlando Watussi, por citar algunos. Adora la música africana y es ampliamente requerida en la movida musical de Caracas. Ella recibió el efusivo saludo de los fanáticos en el hotel Conquest, donde estuvo alojada la orquesta Narváez.

¿Qué viene ahora? Laila afirma que, por su lado, está lista para seguir trabajando con su banda Thetrombon. “Además del trombón le podré mi voz a tres álbumes que tienen el repertorio de Celia Cruz y Willie Colón. Es un trabajo que despliega guaracha, pregón, rumba y unos solos de trombón maravillosos”, nos dice.

Su entusiasmo contagia y la muchacha tiene para rato en la música. Dice que su mamá, desde hace siete años, la cuida desde el cielo. Que  hace siete años y que espera con expectativa visitar algún momento el Perú.

Pregunta final ¿conversaste algo en especial con Isabel antes de salir a la tarima? “Sí. Antes de salir nos abrazamos y dijimos ‘vamo’ a gozar’”. Luego del show, el maestro les sonrió en señal de aprobación. La energía de la Narváez había descargado en Medellín. Y Laila e Isabel no la olvidarán fácilmente.

¿Qué piensas de esta publicación?