Raúl Nacianceno: “Nunca imaginé dirigir la Orquesta Riverside”

La legendaria agrupación cubana se mantiene activa en las pistas de baile de La Habana. Su álbum ‘Tiene que llegar’, grabado para el sello Egrem, tiene todos los ingredientes para capturar el oído y el gusto del melómano exigente.

Por: Martín Gómez V.

La injusticia del tiempo opaca nombres que hace muchas décadas generaban admiración y respeto. Aunque esto último se mantiene en quiénes conocen a la Orquesta Riverside y al aporte vocal de soneros cubanos como Tito Gómez, claramente muchos salseros de la nueva generación quizás no saben a quiénes nos referimos.

La Orquesta Riverside se fundó en 1938 y desde el principio su propuesta de jazzband llamó poderosamente la atención. La web Habana Radio reseña que la agrupación se presentaba en los años 40’ en los cabarets Montmartre y Sans Soucí. También era protagonista del programa El Preguntón en la emisora CMQ Radio. Y, claro, la llegada de un jovencito Tito Gómez le pondría su sello definitivo a la agrupación. Recordemos que Gómez se quedó en la orquesta por más de 25 años.

‘Me voy a pinar del río’, popularizado por la Sonora Matancera; ‘Alma con alma’, bolero ampliamente escuchado con la orquesta de Ray Barreto; y ‘Pensamiento’, otro hit de la Sonora Ponceña; todos estos temas ocuparon un lugar de privilegio en la voz Tito Gómez y la Orquesta Riverside. Metales de los duros y una percusión afinadísima como respaldo exacto para que pianistas como Pedro Jústiz ‘Peruchín’ pudieran lucirse. Ahora, si hablamos de músicos y etapas, nos faltarían horas y días. E incluso tendríamos que referirnos a los inquietantes aires sonoros que exhibió la orquesta en los años 70’, década de influencias a lo Irakere y Los Van Van.

Sin embargo, el saxofonista Raúl Nacianceno, con 70 años de edad y actual director de la agrupación, se da el tiempo necesario para respondernos. Por lo pronto, asegura que la agrupación está vigente y que están realizando presentaciones en el piano bar del Delirio Habanero y también en el Teatro Nacional de Cuba. Sí, la mítica Orquesta Riverside aún está dando batalla.

Háblenos de su más reciente grabación…

La última grabación que la orquesta realizó fue en el año 2017 para el sello Egrem bajo el título ‘Tienes que llegar’; y se encuentra en plataformas digitales como Spotify, Amazon y iTunes. Con esta casa discográfica, la más prestigiosa de Cuba, la orquesta ha grabado otras producciones en las últimas décadas.

Cabe señalar que hoy en día, a pesar de que se intenta rescatar la valiosa música tradicional que nos identifica como nación, no existen estrategias ni mercado dentro de Cuba que beneficie y potencie a las grandes orquestas históricas. Es por eso que necesitamos que el mundo conozca que la Riverside de siempre sigue en los escenarios con su impecable sonoridad.

Si hubiera que destacar a notables cantantes o músicos que pasaron por la Riverside ¿a quiénes nombraría?

Citaría a Manolo Suárez, primer cantante cuando se funda la orquesta en 1938; Miguelito Valdés ‘Mister Babalú’; quien grabó un disco con la orquesta en sus inicios; Alberto Ruiz quien luego fundaría su conjunto Kubavana, dando paso a quien se convertiría en la voz más excelsa de la Riverside de todos los tiempos: Tito Gómez.

¿En qué piensa cuando uno menciona el nombre de Tito Gómez?

Fue uno de los mejores cantantes de Cuba, con una afinación exacta, dotes de improvisador innatas, gran tesitura y timbre agudo. De caracter alegre y muy ocurrente. En sus últimos años se mantuvo activo a pesar de su jubilación y tuvimos la dicha de que continuara sus presentaciones aunque ya mas esporádicas. Hasta sus últimos días mantuvo su voz con todas sus cualidades como siempre.

¿Qué otros personajes pasaron por la orquesta?

Onelio Pérez, Orlando Reyes, Dary Valdés y Rolando Verdés ‘Peligro’, todos ellos cantantes. Ocasionalmente, en programas de radio, televisión o grabaciones, actuaron con la orquesta, cantantes de la talla de Pedro Vargas, ‘El tenor de las Américas’; Fernando Fernández ‘El crooner de México; René Cabel, Orlando Vallejo, Rosita Fornés, Armando Bianchi, Alicia Rico, Elena Burke, Moraima Secada, Olga Gillot, Rolo Martínez, Rey Ruiz, entre otros. Cabe destacar al violinista Enrique González Mantici como primer director de la Riverside y posterior creador de la Orquesta Filarmónica de La Habana. Otros directores de renombre fueron: Pedro Vila, quien la convertiría en la más aclamada orquesta cubana de los años 50’ así como el pianista y compositor cubano Adolfo Guzmán por muy breve tiempo. Y como nota curiosa la batuta del cantante y compositor mexicano Agustín Lara de manera ocasional.

¿Es cierto que el autor de ‘Chango Ta Vení’ es Gonzalo Ascencio? En la mayoría de discos se le acredita la autoría a Justi Barreto.

Tengo mi personal opinión y es que la pieza citada tiene la autoría de Gonzalo Ascencio, el Tío Tom, cómo comúnmente se le ha llamado. Ahora, cómo es bien sabido  desde siempre los presentadores, locutores de radio o televisión, medios escritos, etc. hayan cambiado o confundido el nombre de los autores y hasta el de las obras. Es cierto que también Justi Barreto fue un compositor excelente y prolifero que trascendió con su obra, por ejemplo ‘Un verano en Nueva York’ o ‘Rabo y Oreja’ (que sería posiblemente la que lo elevó a la fama) interpretada por Benny Moré. En cuanto a interpretaciones de ‘Chango ta vení’, le comento que he oído grabaciones de Graciela y Machito con la orquesta de Mario Bauzá, el Gran Combo de Puerto Rico, Willie Rosario, Celia Cruz con la Sonora Matancera (una de las más lejanas), Óscar de León y la nuestra en los 80′ por solo citar algunas. Es todo lo que puedo aportar sobre este tópico.

 

La palabra salsa fue criticada en especial por los músicos cubanos de la vieja guardia. En cambio, hoy hasta ya existe un Festival de la Salsa organizado por el músico Maykel Blanco. ¿Qué reflexión haría?

En primer lugar, el término salsa no es nada nuevo y sabemos que resulta de una apropiación homónima muy oportuna de la cultura culinaria de las naciones latinas, sobre todo por lo exquisito de sus sabores y variedad, que igualmente describe a ese fenómeno musical.

Se sabe y no es noticia que el crisol de los ritmos que identifican a la salsa provienen de Cuba y más que un mérito es el orgullo de la explosión musical que sobrevino en todos los países que la han cultivado. Si hubiera que hacer historia, comenzaría recordando que ya en los años treinta del pasado siglo el músico y compositor cubano Ignacio Piñeiro crea un tema muy popular titulado ‘Échale salsita’; y que luego formaría parte su coro, de la pieza Obertura Cubana, compuesta por George Gershwin en 1932. Ya en los años cincuenta el cubano Cheo Marquetti forma el conjunto Los Salseros y en los sesenta un discjockey venezolano de nombre Phidias Danilo Escalona se piensa que fue la primera persona que usó el término salsa en su programa La hora de la salsa, en el que difundía la música latina producida en New York.

Pero sería Fania quien le sacaría el máximo provecho.

Comprendo que el término ha sido utilizado desde entonces por muchos creadores, intérpretes y medios de comunicación. Pero su definitiva naturaleza sobrevino con la irrupción del fenómeno Fania de la mano del músico dominicano Johnny Pacheco y el estadounidense Jerry Masucci. Por su parte Machito, músico y director cubano, afirmaba que salsa es lo que él había tocado durante cuarenta años, entre 1930 y 1970. Y Tito Puente hasta negaba la existencia de la salsa como género afirmando que salsa era lo que él hizo siempre: mambo, guaracha, cha cha chá, guaguancó, etc y que todo eso era música cubana. En fin, creo que como término no fue aceptado en sus inicios no solo por músicos cubanos sino también por una gran mayoría de creadores y ejecutores latinos, no por hacerle frente sino más bien por poner en duda su originalidad.

Y como vivimos otros tiempos, ya no llama la atención que jóvenes como Maykel Blanco utilicen sin rubor la palabra salsa…

Considero que es inobjetable que (la salsa) ha jugado un papel en la historia musical latina. Maykel Blanco es un músico joven con los nuevos conceptos y manera de hacer la música de las actuales generaciones que consideró crear un festival con esa denominación. Pero ya existen antes que ese evento otros de gran relevancia en Cuba como el festival del bolero, del son, del tambor, fiesta del fuego que revitalizan e incorporan a sus programas orquestas y artistas que han cultivado y cultivan el género salsa.

En los años 70′, la Riverside cambió de estilo y hasta da la sensación de que hubiera utilizado sintetizadores. ¿No cree que eso fue atentar contra la esencia de la orquesta?

Ciertamente en los años 70′ hubo un cambio de estilo transitorio. Eso ocurrió poco antes de que yo ingresara a la orquesta y sí considero que alteró la línea musical en ese momento. No sé cuáles fueron las motivaciones ni aún quienes lo llevaron a cabo. No hubo tales sintetizadores, que para aquellos tiempos no existían en nuestro país. Lo que se utilizó fue una organeta, el drums con todos sus elementos  y se incorporaron a eso ritmos modernos de aquel tiempo, por ejemplo el estilo Beat. Afortunadamente, eso no pasó de una sola producción discográfica.

¿Quiénes conforman actualmente la delantera de cantantes de la orquesta?

Actualmente, luego de una selección bien rigurosa, tenemos a tres cantantes que se reparten el amplio repertorio de la orquesta: Rafael de Jesús, Adrián Fontela y Osvaldo Reynel. Aunque, ocasionalmente, se nos unen otros intérpretes a los que acompañamos como históricamente siempre hemos hecho.

En los videos subidos a Youtube notamos a una pianista…

La pianista es mi hija –Ariadna (Ary) Nacianceno– y estuvo en una importante etapa en la que se produjeron las grabaciones del disco ‘Tienes que llegar’, además de muy importantes presentaciones, por ejemplo el homenaje al gran Adolfo Guzmán realizado en La Habana. Es una pianista excelente con cualidades musicales probadas no solo en la música popular sino en otros géneros, como cuando pertenecía simultáneamente al Teatro Lírico de Cuba y al famoso y extraordinario coro Schola Cantorum Coralina. Hoy día se desempeña en el Departamento de música de una importante universidad de los Estados Unidos.

Maestro ¿qué ha oído musicalmente de Perú?

Soy un oyente compulsivo de la música y no niego que, por encima de toda preferencia, la música tradicional e histórica de nuestros países latinos aún es la que más me conmueve. El Cóndor Pasa, canción de origen andino es, para mí, la canción peruana más conocida del autor Daniel Alomía Robles que fue popularizada en Estados Unidos por el dúo Simon y Garfunkel. También es muy conocido el vals peruano estilo limeño del que fuera Chabuca Granda una de sus más genuinas exponentes. En Cuba, ‘La flor de la canela’ la cantó Ignacio Villa ‘Bola de Nieve’. Otro vals muy conocido es Ódiame, de Rafael Otero. En cuanto a intérpretes Juan Diego Florez, hijo de Rubén Florez, es considerado uno de los mejores tenores de todos los tiempos. Yma Sumac, figura excelsa por su voz excepcional, fue una soprano que alcanzaba las cinco octavas en su registro vocal. También Tania Libertad, gran cancionera de varios géneros y Eva Ayllón, espectacular cantante por solo mencionar algunos de los que mi memoria musical guarda del gran patrimonio musical peruano.

¿Usted se considera un hombre feliz? ¿logró sus sueños?

Me considero un hombre muy feliz porque he dedicado y dedico mi vida a lo que más me gusta hacer que es la música y ella me ha dado la posibilidad de colaborar con grandes figuras del mundo artístico nacional e internacional. Fui integrante fundador de la orquesta de Omara Portuondo en los años 2000, estuve en la conocida orquesta Buena Vista Social Club en una de sus etapas y he compartido escenario con innumerables figuras mundiales del arte.

Y además dirige la Riverside…

Sí, he tocado en la orquesta con la que soñé desde muy joven, la Orquesta Riverside y la he dirigido por 10 años, cosa que nunca imaginé, lo cual me ha servido para superarme musicalmente. Además y lo más importante en mi vida personal es que tengo una familia maravillosa que me ama y amo. No estoy nunca conforme y pienso que siempre puedo hacer más y que las cosas aunque no son perfectas pueden siempre mejorarse. Así es como veo la vida.

Orquesta Riverside – sello Egrem – año 2017

‘Tienes que llegar’

  1. Almendra
  2. Ave María Morena
  3. Cicuta tibia
  4. El recuerdo de tu amor
  5. La guarapachanga
  6. No te engañes corazón
  7. Ritmando chachachá
  8. Sabré olvidarte
  9. Sabroso chachachá
  10. Tienes que llegar
  11. Vereda tropical

 

 

¿Qué piensas de esta publicación?