Ricardo Oropesa: “La salsa es el son cubano, pero con otro nombre”

El investigador cubano, autor del libro “La Habana tiene su son”, sostiene su tesis en una entrevista con la Fundación para la Cultura Popular de Puerto Rico.

Ricardo Oropesa, musicólogo nacido en Cuba, asegura que el término “salsa” es una denominación impuesta al son en la década del 70 con fines políticos y comerciales.

Sostiene que esta variación le permitió a músicos y promotores desligarse de todo aquello que no era ‘asimilado’ por la ley de aislamiento hacia la Cuba revolucionaria, entre ellos, su música.

El estudioso argumenta que la trascendencia e impacto del son ha sido mundial y se remonta a las primeras décadas del Siglo XX, y resalta en especial el papel de Ignacio Piñeiro como el pionero en fusionar el son habanero con la rumba, la guajira, la guaracha y el abakuá.

Piñeiro es para el continente americano y El Caribe lo que es Beethoven para Europa, pero sin el reconocimiento debido, dice el investigador. (Foto: Archivo cubarte.cult.cu)
Piñeiro es para el continente americano y El Caribe lo que es Beethoven para Europa, pero sin el reconocimiento debido, dice el investigador. (Foto: Archivo cubarte.cult.cu)

La salsa no es un género

Ricardo Oropesa considera que la salsa no es un género musical, sino más bien un fenómeno sociocultural cuyas bases se sostienen en el ‘son cubano’ arreglado musicalmente al estilo y mezcla de los músicos latinos en Nueva York.

En ese sentido, comenta que la salsa tiene componentes de varias nacionalidades y se basa en la tradición cultural de casa país, por ello el estilo de salsa colombiana, venezolana, puertorriqueña.

Según Oropesa muchos cantantes y musicos interpretan y ejecutan los sones de Piñeiro, sin saber que son de su autoría y asegura que en los años 70, cuando se inició el boom de la salsa, Tito Puente fue el único músico que por ese entonces comprendió claramente que al son cubano le habían cambiado el nombre.

Según Oropesa, muchos cantantes y musicos interpretan y ejecutan los sones de Piñeiro, sin saber que son de su autoría. (Foto: Facebook Ricardo Oropesa)
Según Oropesa, muchos cantantes y musicos interpretan y ejecutan los sones de Piñeiro, sin saber que son de su autoría. (Foto: Facebook Ricardo Oropesa)

El escritor cubano culpa, en gran parte, a los “mercaderes y divulgadores de la música” que bajo el paraguas de los derechos reservados han salido beneficiados con el trabajo de Piñeiro y de otros compositores cubanos.

“El mejor ejemplo es ‘Mentira Salomé’, interpretado genialmente por Héctor Lavoe y que pocos saben es de la autoría de Ignacio Piñeiro, el poeta del son, el antes y el después de la música cubana, que puede considerarse el ‘abuelo de la Salsa”, sentencia el investigador.


¿Qué piensas de esta publicación?