La salsa en el Perú en los años 90, por Yolvi Traverso

Con esta entrega, el reconocido locutor realiza su tercera y última columna para Salserísimo Perú acerca de la importancia de las radioemisoras peruanas en la difusión de la salsa.

Yolvi Traverso un referente de la radiodifusión peruana, y ha vivido la evolución de la radio en el Perú. (Foto: Facebook/Yolvi Traverso)
Yolvi Traverso un referente de la radiodifusión peruana, y ha vivido la evolución de la radio en el Perú. (Foto: Facebook/Yolvi Traverso)

Por: Yolvi Traverso

La década del 80 sirvió de trampolín para la salsa. Muchas luminarias alcanzaron la fama y con ello el sabroso ritmo logró su punto más álgido a nivel mundial. En el Perú, la televisión, la radio y los medios escritos también fueron parte de esa fiebre musical.

En la AM, Radio R700 gozaba de popularidad, mientras que Radiomar Plus lo hacía en la Frecuencia Modulada. Ambas emisoras realizaban conciertos a los que asistía una gran cantidad de personas. Incluso se cerraban las calles.

Pero a comienzos de los 90, la parrilla de la FM redujo su programación de salsa, algo que aprovechó la AM. Recuerdo una frase que se popularizó por aquel entonces: “la única AM que hace temblar a la FM”. Eso era solo un slogan de campaña… la AM no podría hacerla temblar, empezando por el sonido.

¡Claro!, solo era un grito de guerra, pero le hacía daño en los conciertos al aire libre. R700, bajo la gestión del Primo Koko, Eduardo Urbina, le dió un giro exitoso a esa emisora y movió los cimientos a Radiomar. Esos espectáculos reunían una gran cantidad de público.

Los locutores de la FM salieron de la radio, al parecer, porque exigían mucho dinero y las emisoras se mantenían en un presupuesto. Por esa época, había un locutor muy conocido que decía que su contrato de renovación incluía un departamento y un auto del año. Era el rey del autobombo.

Como se decía en ese entonces ‘se paneaba’. ¿Quién te da un ‘depa’ y un auto del año si lo que querían era mantener los contratos con las mismas condiciones? Le habrán alquilado un cuarto. Como otros, se vendía como rico futbolista. Messi y Ronaldo le quedaban chicos.

Para ese entonces empezaban a popularizarse en nuestro país más agrupaciones juveniles de baladas, pop y rock, siguiendo la ola surgida a finales de los  80. Las emisoras locales le daban cabida en su parrilla diaria.

Ya para mediados de década, la salsa dura había bajado sus revoluciones tremendamente. La que marcaba la pauta era la salsa romántica, que por ese entonces vería el nacimiento de cantantes como Víctor Manuelle o Marc Anthony.

Empezó la fiebre de Salserín y luego surgieron Los Adolescentes, D.L.G. y, desde Cuba, llegaron agrupaciones de timba como Manolito Simonet, La Charanga Habanera, Adalberto Álvarez y muchas otras más.

No obstante, la situación se agravó a fines de los 90. Comenzó a sonar con fuerza la cumbia de Armonía 10 y Agua Marina. Ese género desplazó a la salsa de las emisoras que se autodenominaban salseras, especialmente en la FM. Así comenzó una nueva década para el país.


¿Qué piensas de esta publicación?