Umberto Valverde sobre libro de Leonardo Padura: «es un refrito»

«Las entrevistas, salvo la última de Rubén Blades, son de los años noventa. Para hablar de la salsa es imposible no buscar a Eddie Palmieri y a Richie Ray», sostiene el reconocido periodista caleño.

Leonardo Padura ganó en 2015 el Premio Princesa de Asturias. (Foto: Infobae)

Por: Umberto Valverde

Leonardo Padura, el reconocido escritor cubano, estuvo en Cali en el lanzamiento de su libro Los rostros de la salsa y generó una concurrida asistencia en el bar Topa Tolondra, de nuestro amigo Carlos Ospina.

Cali es plaza no sólo para los músicos cubanos sino para los escritores, un conversatorio conducido equivocadamente por Santiago Gamboa, quien no conoce para nada el tema ni la ciudad donde se realizaba el evento.



Sobre el libro de Padura realizaremos, me confirmó Darío Henao, una separata en el periódico La Palabra, con aportes de Alejandro Ulloa, Rafa Quintero y Jairo Grijalba.

Puedes leer: Swing Latino y el Grupo Niche son dos hitos de la salsa caleña

El libro es un refrito. Las entrevistas, salvo la última de Blades, son de los años noventa. Para hablar de la salsa es imposible no buscar a Palmieri y Richie Ray.

Es imposible incluir tres reportajes con merengueros, otro con un gerente de RMM y otro con Radamés Giro, el funcionario stalinista quien vetó en el libro Diccionario de la Música Cubana a Celia Cruz.



Además, la entrevista de Johnny Pacheco es un desperdicio por parte de Padura. La editorial que piensa en vender, recogió estos textos y los junto sin ningún criterio, ni una revisión editorial. Padura habla de Joe Arroyo como si fuera del Pacífico colombiano.

En fin, son demasiados errores para un escritor de prestigio, trayectoria y recorrido.

Puedes leer: Umberto Valverde: Cali es la memoria de la salvación

En realidad, quien merece la columna en este día es Luis Eduardo Hernández, El Mulato, quien el domingo presenta su compañía Swing Latino acompañando a Jennifer López, la gran diosa de Hollywood, en el espectáculo central del Super Bowl, compartiendo show con Shakira, la mejor cantante internacional de Colombia.



Padura, ni sus personas cercanas, saben quién es Mulato. La mañana expresión de la salsa caleña en el baile. Jairo Varela había puesto su nombre en el Madison Square Garden en 1981.

Varela y Mulato son la identidad salsera de Cali, hoy en día indiscutible capital mundial de la salsa. Ningún músico de otro género en Cali llegará a esos niveles.



La identidad de nuestra ciudad es la salsa, no es el Petronio Álvarez (le dan un presupuesto mayor cinco veces superior que al Mundial de Salsa).

Mulato y sus bailarines entran en la historia, estar ahí, en el Super Bowl, es lo máximo. Es el gran honor, el espectáculo por naturaleza de los norteamericanos, que crearon el mundo del entretenimiento.

(Nota de editor: ‘Los rostros de la Salsa’ es una colección de entrevistas a precursores, protagonistas, estrellas y conocedores de este fenómeno musical que el escritor cubano Leonardo Padura publicó originalmente en 1997)

One thought on “Umberto Valverde sobre libro de Leonardo Padura: «es un refrito»

  1. Creo que Umberto no esta suficientemente informado. En primer lugar es necesario que tanto él como otros como él entiendan que el termino «salsa» no se refiere a un movimiento musicológicamente definible ni a un género musical. Salsa es un término sociológico. La salsa NO EXISTE como género. Se trata, si utilizamos sus términos, de un «refrito» en el cual musicos de origen latino (e incluso algunos no latinos, como por ejemplo, Barry Rogers o Larry Harlow) producen e interpretan felizmente música con un contenido conformado por un 95% de géneros de origen Cubano mezclados o salpicados en ocasiones con otros de influencia negroide con origen en otros paises del area (Merengue, Cumbia, Bomba, Plena, etc). Muy pocas producciones salseras no tienen este formato. Y solo algunas bandas boricuas como Tierra Negra, Cortijo y su Combo o Mon Rivera, por ejemplo, hicieron un poco mas de hincapié en sus géneros autóctonos.

    La salsa fue y es un movimiento sociológico que unió y une (ahora mucho menos que antes) las minorías étnicas residentes en ciudades como NYC. Una necesidad histórica como dirían Hegel o Ludwig Feuerbach, que fue explotada comercialmente en un periodo en que los artistas Cubanos de la isla se encontraron imposibilitados de promover sus producciones en los Estados Unidos y el resto del mundo debido a razones políticas. Desde NYC se expandió a Hispanoamérica (donde siempre se habia tocado música Cubana) y el resto del mundo (sobre todo Europa y algunos paises de Asia). Si queremos ser un poco mas terminantes, diría que los creadores del movimiento de la salsa no fueron Masucci, Pacheco, etc., sino Eisenhower, Nixon y otros políticos de la élite Gringa junto a Fidel Castro. La ruptura de las relaciones comerciales de USA y Cuba fue lo que trajo como consecuencia el surgimiento del mismo. Si Fidel y los Gringos hubiesen llegado a un acuerdo razonable, nunca Masucci hubiese podido hacer nada. Siempre se toco y muy bien musica Cubana en USA (Noro Morales, Tito Rodriguez, la Matancera, Charlie Palmieri, el mismo Pacheco, etc.), pero no se llamaba Salsa, sino simplemente SON.

    Lo que se conoce como salsa es basicamente música Cubana debido a que Cuba fue el país que dominó siempre los mercados de la musica tropical y fue la meca de la misma. Los grandes soneros de otros países (Billo Frómeta, Alberto Beltrán, Rafael Hernández, Pedro Flores, Mirta Silva, Daniel Santos, Leo Marini, Nelson Pinedo, etc) pasaban siempre largas temporadas e incluso residían por años en Cuba, porque dominar aquel mercado en la época los hacia trascender.

    Estructuralmente la salsa, como ya dije, utiliza en general géneros Cubanos (Guaguancó, Guaracha, Son, Son Montuno, Bolero, etc) y los interpreta siguiendo los parámetros creados por Mario Bauzá con Machito y sus AfroCubans. En la isla no se usaban los opcionales que ahora constituyen un elemento primordial de casi todas las orquestaciones y, cuando entrabamos al Ostinato (Montuno), las improvisaciones del sonero se intercalaban con Mambos de un numero pàr de compases, como escuchamos en Arsenio, el conjunto Casino, Senen Suarez o Kubavana. Bauzá, que trabajó mucho con Webb y otros grandes directores de orquesta de la época del BeBop fue el que introdujo los opcionales en el Son, y ello fue utilizado ulteriormente por todos o casi todos los orquestadores del genero. Por supuesto que los compòsitores y orquestadores salseros han sido creativos y son muy buenos en la mayoría de los casos. Pero su merito consiste en haber interpretado de esa forma (creativamente) algo que estuvo hecho desde mucho tiempo atras.

    Cuba, a pesar del bloqueo económico y los problemas politicos de las elites gobernantes en ambos paises, comenzo a abrirse al mundo paso a paso desde los años 90s. Y ello provocó un cambio en el mercado. A pesar de no tener espacio internacional, la musica Cubana siguió desarrollandose en la isla y surgieron géneros desconocidos por los habitantes de otras partes del planeta (Dengue, Picadillo, Pilón, Simalé, Mozambique, Papa CunCun, Timba, etc). La creatividad Cubana esta basada en la novedad, en dar al mundo cosas distintas, aunque estén basadas en patrones similares. Y tal vez ese sea nuestro principal merito. Si se fijan bien, las orquestas salseras siguen tocando en el mismo estilo original. La Timba, por ejemplo, no ha sido asimilada y/o entendida por los músicos foráneos. El único, que yo haya escuchado, que utilizó algunos elementos en su disco Guasábara fue el gran orquestador boricua Lugo (Ibbaé). Pero poco a poco se va inponiendo como la nueva cara de la música bailable Cubana. Alexander Abreu, Alain Pérez, y otras muchas formaciones tienen mucho éxito en países como Perú, Colombia (sobre todo en Cali), México (mayormente en el DF), etc. Un poco antes, Eddie Palmieri utilizo elementos del Simalé y el Mozambique, la Típica 73 del Picadillo. Y hasta Carlos Santana hizo una versión roquera del Maria Caracoles del Pello. Pero todas han sido meras aproximaciones. El público en general no conoce los géneros musicales creados en mi país entre los años 60s y 90´s. Pero poco a poco se van introduciendo. He comprobado personalmente que la Timba mild (no tocada agresivamente como si fuera para nosotros, que si la entendemos y respondemos a ella) funciona incluso en los Concert Halls llenos de gente de clase media y media alta. Como escribio Cortez, todo es cuestión de medida. Es tremendo género musical. Muy avanzado y virtuoso. Y recuerdo ahoraque en cierta conversacion Sergio George le dijo a algun amigo que ahora no recuerdo el nombre, que con un solo arreglo de Timba el podia hacer tres distintos «de salsa». Y eso es verdad.

    El movimiento de la Salsa influyó a Cuba y sus músicos. Algunos lo tomaron erróneamente como una ofensa al patrimonio nacional. Y otros, como yo mismo, lo vimos como una influencia positiva que iba a revalorarnos (como finalmente ocurrió, sobre todo después de que Oscar de Leon, la Dimensión Latina, la Típica 73, etc., fueran a «bailar en casa del trompo»). En lo particular, me siento muy agradecido de que los miembros del movimiento hayan ayudado a mantener viva nuestra esencia en períodos en que estuvimos jodidos y sin salida. Y lo mismo sucede con Padura, que es un intelectual de altísimo nivel que quiso homenajear a esos músicos a través de su libro de entrevistas. Aunque no lo conozco personalmente, somos de la misma generación y de similar nivel académico, lo cual me parece que me permite deducir su pensamiento al respecto. El hecho de que haya omitido a algunos de los representantes del movimiento no hace de su libro un «refrito». Tal vez entrevistó a sus favoritos. O no pudo encontrar a otros aún queriéndolo. No sabemos la razón. Tildar su libro de «refrito» es algo innecesariamente ofensivo.

    Por último, considero también irrespetuosa la forma en que Umberto habla de Radamés Giró, que es un excelente y muy bien preparado musicólogo. Celia (que es una de las mas grandes cantantes Cubanas del Siglo XX, junto a Omara Portuondo, Elena Burke, Ana María García, Paulina Alvarez, Maria Teresa Vera, etc., fue omitida en la primera edición del diccionario de Orovio porque simplemente Helio no quiso arriesgar su propio C….O dentro del clima intolerante creado por las autoridades Cubanas en la época. Podía costarle la cabeza. Creo honestamente que Umberto ha escrito de ese modo por error o por el ansia periodística (inteligible) de llamar la atención sobre si. Lo cual no necesita en absoluto.

    Por último, quiero aclarar que no escribo esto porque soy Cubano (a mucha honra y con mucho orgullo), y como una explosión Chauvinista. Simplemente, como escribió Vladimir -y en eso no se equivocó-, «La Realidad Objetiva es independiente de la Conciencia».

¿Qué piensas de esta publicación?