Walter Fuentes: Pagamos para que ‘Él o yo’ suene en la radio

Los salseros lo identifican como el compositor de ‘La Banda’, pero el maestro Walter Fuentes también escribió la salsa ‘El o yo’, hoy rescatada por la orquesta chalaca Zaperoko. Aquí un extracto de la charla que el maestro concedió a Salserísimo Perú.

Don Walter Fuentes Barriga abrió las puertas de su casa a Salserísimo Perú. (Foto: Antonio Alvarez Ferrando/Salserísimo Perú)

Walter Fuentes ha vivido intensamente su carrera y recuerda muchos episodios con minuciosos detalles. Por ejemplo, la canción ‘El o yo’ no la escribió inicialmente para una salsa. “Yo la había escrito mucho antes de la grabación con Las Estrellas de la Máquina. Recuerdo que se la di a un grupo que se llamaba Aguas Azules que tocaban al estilo de Los Pasteles Verdes”, refiere, mientras acomoda el ventilador que le permite oxigenar por un rato sus cuerdas vocales.

El bajista y compositor anda retirado de los escenarios y enfrenta con valentía un enfisema pulmonar. Eso no le impide soltar sus recuerdos, especialmente acerca de la evolución que tuvo su canción ‘El o yo’ . “Un día llega Eddie Santiago a Lima. Y lo hace con su director musical y arreglista Carlos ‘Cuto’ Soto. Estábamos compartiendo un almuerzo con ellos y con Boris Gómez, el administrador de La Máquina del Sabor, y ahí se me ocurre decirle al maestro Soto si podría hacerle el arreglo a una canción. Me dio el costo. Le dije a Boris que era importante (yo trabajaba con él). Y así fue. Cuto Soto hizo los arreglos de ‘El o yo’, mandó todas las plantillas y el tema ahora tenía una fuerza terrible”.



Por esos días, Alfredo Linares andaba en Lima en un proyecto que estaba estancado en Iempsa. No se podía concluir porque faltaba dinero. La providencial aparición de Boris Gómez en la disquera y el pedido insistente de Walter Fuentes por grabar el tema, desembocó en la producción ‘Las Estrellas de la Máquina’. Así se logró incluir ‘Él o yo’. La voz la puso Julio Barreto, un cantante joven que destacaba con nitidez en el ambiente.

Una vez que el disco estuvo listo, Walter le dijo a Boris “ahora vamos a las radios, hay que pagarles a los programadores”. Con ello se consiguió que la canción sonara al menos quince días en las emisoras. Boris gastó alrededor de mil dólares en eso. Aunque no estaba del todo convencido si dicha estrategia funcionaría. Walter, en cambio, le decía que esa inversión la iba a recuperar con sus locales llenos. No se equivocó. La Máquina del Sabor en todas sus sedes (avenida Arriola, avenida Venezuela y playa La Herradura) reventaba de gente. Eran otros tiempos. La salsa estaba en su apogeo.



Las Estrellas de la Máquina lograron un sitial en la preferencia de los bailadores. Boris Gómez siguió con su negocio hasta inicios de los años 90’ y luego dejó el rubro salsero. Hoy, don Walter, con 70 años de edad, sobrevive bajo el cuidado de sus hijas. Se enteró que la orquesta Zaperoko ha grabado ‘Él o yo’ y le ha gustado. De todos modos, asegura que las orquestas locales deben apostar por grabar cosas nuevas. Él sigue componiendo y está listo para apoyar a los músicos que así lo consideren. Por ahora termina nuestra charla, don Walter toma su guitarra y nos regala algunos acordes con su voz maltratada por la enfermedad. Es momento de pasar a otras anécdotas.



¿Qué piensas de esta publicación?