[VIDEO] Wilmer Lozano: “Venezuela necesita una mano amiga”

El cantante venezolano, a su paso por Lima, habló tanto de su alejamiento con Porfi Baloa como de la delicada situación político y social que vive su país.

Wilmer Lozano estuvo en nuestro país acompañando a sus hijos Arturo y Wimer Jr. quienes promocionan su primer sencillo 'Quiero ser'. (Foto: Antonio Alvarez F./Salserísimo Perú)
Wilmer Lozano llegó a Perú acompañado de sus hijos Arturo y Wimer Jr., quienes promocionan su primer sencillo ‘Quiero ser’. (Foto: Antonio Alvarez F./Salserísimo Perú)

Por: Martín Gómez V.

Para muchos, la década de los 90’ fue de sequía para la salsa gorda. No se compara con las producciones discográficas que surgieron en los 80, mucho menos de lo que ocurrió en los 70’. En ese sombrío contexto, una orquesta venezolana, liderada por el pianista Porfi Baloa, se metió en las radios y encandiló a los más jóvenes: la orquesta Adolescentes. Vientos intensos, percusión brillante y un piano con atildado sabor convirtieron a esta banda en una de las más importantes de la escena. En la delantera de cantantes, una voz cobró protagonismo, la de Wilmer Lozano. Improvisador nato y con un carisma muy especial.

Hace unos días, Wilmer estuvo en Lima y recordó esos tiempos. “Perú nos recibió con los brazos abiertos. La mayoría de nuestras canciones sonaban en las radios. Las fans detrás de nosotros. Realmente son muchos los recuerdos”. Sin embargo, lo que parecía un grupo súper unido, también tuvo sus momentos difíciles. Y vino la separación. “Tuvimos un desacuerdo en la orquesta y por eso me retiré”.

¿Quién es para ti Porfi Baloa como músico?

Es un excelente músico y un excelente productor. Siento que hizo hasta una nueva salsa.

¿Es posible que se vuelvan a juntar?

No.  Mi familia quedó muy afectada con la publicidad amarillista, en especial mi hijo Arturo.

¿La demanda tenía que ver con el hecho que él no quería que interpreten sus canciones?

Imagínate. Es como si la Dimensión Latina le pida a Oscar De León que no cante “Llorarás”.

¿Qué pasó con tu hijo Arturo?

Tuvimos que internarlo por dos días en una clínica. Es que se hablaba que yo sería demandado por 500 millones de bolívares y que iría preso. Él, como todo niño, miraba eso y se abrazaba a mis piernas para que yo no saliera a la calle. Fue muy duro. Por eso te digo que no creo en un acercamiento. Porfi no tuvo piedad hacia mi familia.

Vayamos a la música. ¿Qué es para ti un sonero?

A nivel teórico el sonero es el que cantaba Son, música cubana. Pero también hay una evolución en la música latina que ha permitido que varios géneros se crucen entre sí. Por ejemplo, en un mismo tema hoy puede aparecer una bomba, una plena, incluso un mambo.

He ahí el trabajo del sonero.

Sí, claro. Pero en ese desarrollo –en esa evolución– muchos integrantes de la nueva generación de salseros han grabado canciones sin la improvisación –o soneo– que tanto gusta al público amante de la salsa gorda.

¿Cómo fue en tu caso?

Para mí sí fue fácil adaptarme al público joven y a los mayores. Desde niño recitaba las décimas de mi abuelo. Eso me ayudó mucho.

En un concierto en vivo ¿es necesario ir más allá de la canción en sí?

Yo creo que sí. Pienso que sin salirse del concepto de la canción es importante ir más allá de la grabación. Así uno se conectará, además, con lo que esté sucediendo en ese momento en el espectáculo.

Para muchos, un artista no se puede desligar del contexto político y social en el que vive ¿qué opinas de lo que ocurre actualmente en Venezuela?

Difícilmente opino a nivel político. Sin embargo, ahora siento que tengo la responsabilidad de decir que mi país vive un momento difícil. Creo que es el momento de decir que todos los latinos amigos que conocen mi país, nos brinden una mano amiga. Estamos viviendo una situación muy fuerte y con el favor de Dios esperamos salir muy pronto de ella.

Dicen que los artistas se inspiran más en estos momentos difíciles ¿tú te has animado a escribir algo acerca de esta situación?

Algo de eso he estado haciendo. Sin embargo, te cuento que hay un tema que se llama “Me Marcharé” y que grabé hace muchos años. No sabes cómo lo cantan los venezolanos en el exterior. La gente llora con esa canción. Fue escrita por Tomás ‘Monchy’ Bernal. A veces uno se adelanta a los hechos sin querer.


¿Qué piensas de esta publicación?