Líder del Combo Perú: “El vinilo regresó para quedarse»

Se llama Julio Herrera, fue creador de la emisora on line Salseros y Punto y hoy lidera el colectivo Combo Perú. A pocos días de Las Leyendas Vivas de la Salsa, evento al que siempre asiste, Julio nos cuenta su pasión por la salsa y los acetatos.

Julio Herrera es uno de los melómanos peruanos que dirá presente en la Octava Maravilla de las Leyendas Vivas de la Salsa. (Foto: Julio Herrera)

Las Leyendas Vivas de la Salsa en su edición número 8 está a sólo una semana y el Combo Perú, un grupo de peruanos entusiastas -coleccionistas de vinilo en su mayoría-, tomará las calles de Medellín para ser parte de esta fiesta que cada año sorprende a los salseros del mundo, también llamados «salseros diferentes» por Egdar Berrío, creador del festival.

En este contexto, Salserísimo Perú charló con Julio Herrera, líder de este colectivo de melómanos que estará presente el próximo sábado 20 de abril en el centro de eventos Centauro de la capital antioqueña.

«El retorno de Haddock es apreciar, oír y disfrutar a un músico que con su vuelta a los escenarios nos dará la oportunidad por un instante de transportarnos imaginariamente a los años 70s, época dorada de la salsa dura. Esta edición denominada «La octava maravilla» me ha generado grandes expectativas y, por su puesto, emoción por los artistas que podré ver por primera vez; además de reencontrarme con tantos amigos que la salsa me ha regalado».

Sobre la importancia de este festival en la actualidad, Julio confesó que cada año este concierto ha sorprendido a los salseros que llegan de todos los rincones del planeta. No sólo por la calidad de espectáculo que brindan sino por los artistas que montan en el escenario, donde la mayor parte ellos ya se habían retirado y «colgado los chimpunes», como se dice en la jerga futbolera.

«Leyendas tiene la particularidad de traer a tarima a cantantes y orquestas ya desaparecidas por el pasar de los años, no es un trabajo fácil ir en la búsqueda y convencerlos de regresar y tocar. Por eso y más, para mí, Las Leyendas Vivas y Colombia son el último bastión de la salsa en el mundo».

Julio junto al maestro Joe Acosta, una leyenda de la salsa dura. (Foto: Julio Herrera)

En la charla con el líder del Combo Perú, tocamos el regreso del vinilo como punto de referencia para conocer su historia. Cómo empezó en la salsa y su ingreso al mundo del coleccionismo.

«Mi hermana fue la que me introdujo en el mundo de la salsa, cantando y bailando la música de Fania. Ya a los 14 años es que yo empiezo a comprar casettes en la avenida Colmena, donde está la Universidad Villarreal. Recuerdo que por ese entonces vendían los discos de vinilo a un sol. De esa fecha hasta hoy, Héctor Lavoe siempre ha sido mi referente por excelencia en este movimiento. Incluso, hasta llegaba a imitarlo. Me creía Héctor Lavoe«.

Herrera confesó que cuando tenía 20 años ya creía que había escuchado todo en la salsa. Se creía un conocedor bravo. Sin embargo, esta idea se vino abajo cuando, ese mismo 1996, viajó a Nueva York en busca de mejores oportunidades. Un día, caminando por la Estación Central del metro, vio una tienda de música donde vendían lo que él había escuchado; pero además, otros intérpretes de los que jamás siquiera había oído hablar.

«En la tienda había Héctor Lavoe, Rubén Blades… pero más allá decían Blooklyn Sounds, La Conquistadora, La Conspiración. Y yo pregunté ¿Qué es esto? Hablé con el encargado y le consulté si también era salsa a lo que me respondió que «lógico, que era salsa». Le consulté que de dónde y dijo «de aquí, de Nueva York». Le pedí recomendaciones para comprar y ese día llevé cd’s de Raphy Val y la Diferente y el primero de La Conquistadora. Cuando llegué a mi casa y puse esos discos mi mundo cambió. Ahí me di cuenta que no sabía nada y que apenas estaba en pañales.

Julio comenzó su colección actual a mediados del 2000 según su recuerdo. Hasta hoy no ha dejado de conseguir joyas de la salsa. (Foto: Julio Herrera)

Esos primeros años en Estados Unidos, Julio los pasó trabajando en distintos oficios y ampliando su colección de cd’s de salsa. Recordó que los primeros 6 meses en la Gran Manzana fueron duros para él, pues se la pasaba desmantelando carros de 8AM hasta las 8PM en una cementerio vehículos. Sin embargo, todo cambió en el año 2000, ya trasladado a Connecticut, cuando comenzó a trabajar en una cadena de casinos y se reencontró con los vinilos.

«Una vez fui a un discocentro en Connecticut y conocí a uno de mis mejores amigos hasta hoy, Carlos Montaño. Con Curvis comencé a intercambiar videos de salsa que había conseguido a través de Izzy Sanabria, por cd’s que él grababa de sus vinilos. Una vez fui a su casa y me preguntó si me gustaba Rubby Haddock y le dije que sí, pero que era salsa romántica. Porque, claro, aquí en Perú de Rubby Haddock solo había sonado ‘Todo me huele a ti’. De lo que estaba buscando sus discos, volteó y me miró con una cara de risa por la blasfemada que había dicho. Y en ese momento sacó el primer elepé de Haddock, ‘Presenting’. Sonó ‘El terror de Ponce’ y para mí fue otra escueleada como en la estación del tren».

Aunque pasaron varios años para que Julio empiece a coleccionar discos de vinilo; él contó que para ese entonces -1999 o 2000-, Curvis ya tenía la música que hoy, más de 20 años después, todos los coleccionistas atesoran y buscan, así sea a precios elevados. Pero en referencia a la salsa hecha en Perú, él confesó que a su parecer, esta se hizo popular entre los melómanos con la viralización de YouTube.

Julio Herrera junto a la Narváez, orquesta que fue resucitada por Edgar Berrío en las Leyendas Vivas de la Salsa 2. (Foto: Julio Herrera)

«En esa época los coleccionistas de Colombia y Venezuela ya me preguntaban por uno y otro cantante peruano, a lo que yo respondía que no conocía. Porque claro, en Perú nunca sonó la música que se hizo en los años setentas. Cuando a Willie Cadenas lo contratan para cantar en Medellín, él contó que nunca había hecho un concierto con esas canciones. Que las grabó y no volvió a cantarlas hasta 40 años después».

Es en el 2006 que Julio retomó la colección de discos de vinilo y fue a Curvis a quien le compró varios discos de un tiro. Entre ellos estaba el elepé de Fuego 77 y uno de la Sociedad 76. De allí hasta la actualidad, han pasado innumerables discos por la manos de Julio Herrera, entre ellos el de Rubén Rivera y Heriberto y su Saoco. El líder del Combo Perú opina que «son los mejores discos que han llegado a su colección».

«Ser coleccionista de vinilos es un pasatiempo muy bonito. Aun así, no me aloco. No dejo que el vicio me quite el hecho de que esto tiene que ser divertido. Aunque considero que los discos de Rubén Rivera y Heriberto y su Saoco son los más bravos que me han llegado, por el valor sentimental me quedo con ‘The Hustler’ de Willie Colón con Héctor Lavoe. A mí el tema ‘Eso se baila así’ me desarma».

Julio Herrera considera que todo buen coleccionista debe seguir escuchando los clásicos que lo llevaron a su pasión por la salsa. (Foto: Julio Herrera)

Su reencuentro con la colección de vinilo ayudó a que Julio se empape más de la salsa en sus diferentes variantes. Con la fuerza de YouTube y la moda de las emisoras on-line, Julio decidió cumplir un sueño frustrado: hacer radio. Es así que en el año 2009 creó Salseros y Punto, que llegó a tener hasta 16 programas semanales de salsa en vivo.

«La radio se posicionó bien en Perú y en ella participaron personajes importantes de la movida salsera nacional. Por ejemplo Angelina Medina, Enrique Vilner, Giovanni Ríos, Ruswell Carpio, Elmet Mendoza, Sandunga y otros más. Fuimos una familia muy bonita».

Sobre el regreso de la moda del vinilo, Julio consideró que el disco regresó para quedarse. Aseguró que las personas están apreciando más la calidad del sonido del acetato, el ritual de colocar un disco y la información que este guarda; más que simplemente escucharlo a través de una plataforma digital.

«Yo siempre hago una recomendación y es que así como nosotros crecimos escuchando los clásicos, es importante mantener el amor por los que fueron nuestros profesores, por así decirlo; los que hicieron que nos apasione este género. No nos preocupemos tanto por conseguir los discos caros, los importados, los imposibles o inalcanzables. La colección es un tema de largo aliento. Tiene que ser divertido y si un disco es para ti, llegará en su momento».

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HÉCTOR LAVOE

ISMAEL RIVERA

FRANKIE RUIZ

CELIA CRUZ