Roberto Roena: así fue el último adiós al legendario salsero

Los restos del músico puertorriqueño recibieron emotivos homenajes en las calles de San Juan.

El director de la orquesta Apollo Sound, falleció el pasado 23 de septiembre a los 81 años.

Con música, anécdotas e inevitables muestras de dolor; familiares, amigos y fanáticos de Roberto Roena, llegaron este lunes hasta el cementerio Monte Calvario en Puerto Rico para dar el último adiós a la leyenda de la salsa.

Previamente el domingo a manera de homenaje, el cuerpo del percusionista recibió el aplauso de su público durante un recorrido por las calles del distrito sanjuanero de Santurce, localidad que fue testigo de la consolidación de su carrera musical junto a la legendaria banda Apollo Sound.



Para continuar con el culto, la comitiva fúnebre hizo breves paradas por lugares históricamente importantes en la vida artística del Señor Bongó; sus hijos Iván, Brenda y Gladys eligieron la Plaza de los Salseros para honrarlo con arreglos florales.

En el último día del acto fúnebre, medios puertorriqueños dieron cuenta sobre la presencia de fanáticos que habían llegado desde Perú, Colombia y su natal Mayaguez. Una de las escenas más emotivas fue protagonizada por su nieto Alfonso, quien buscaba consuelo muy cerca del ataúd de su abuelo.



El acto fúnebre fue empañado por una confusa discusión entre la esposa de Roena, Antonia María Nieves Santos y una mujer identificada como Ramonita Parra, viuda del salsero Junior González. Esta última increpó severamente a Nieves Santos por supuestamente no haber amado al legendario bongosero.

Por ser uno de los músicos más influyentes de la salsa, el aporte musical de Roberto Roena fue analizado por el equipo de Salserísimo Perú a través de un Expediente Salsa, un recorrido por los temas que lo llevaron a alcanzar la fama.

¿Qué piensas de esta publicación?